La Argentina suma apoyo de Portugal y España al reclamo por las Malvinas

La posición de esos gobiernos fue expresada en medio de una ofensiva diplomática encabezada por la presidenta Cristina Kirchner, quien reiteró el reclamo para que Gran Bretaña "se siente a discutir" la soberanía del archipiélago.
Martes 1 de diciembre de 2009

Luego de presentar una queja por la inclusión de las Islas Malvinas como territorios asociados a la Unión Europea, el Gobierno logró el apoyo a su reclamo de dos países de ese bloque, España y Portugal, en el marco de la Cumbre Iberoamericana realizada en Estoril.

La posición de esos gobiernos fue expresada en medio de una ofensiva diplomática encabezada por la presidenta Cristina Kirchner, quien reiteró hoy en Estoril el reclamo para que Gran Bretaña "se siente a discutir" la soberanía del archipiélago.

La jefa de Estado planteó el reclamo durante una conferencia de prensa ofrecida tras el cierre de la XIX Cumbre Iberoamericana, donde se le hizo una consulta sobre el Tratado de Lisboa, que entró este martes en vigencia, y que reconoce la incorporación de las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur como territorios asociados a la UE.

"Es importante valorizar el diálogo y el derecho internacional, pero hasta ahora han incumplido el pedido de las Naciones Unidas: que Inglaterra se siente en la mesa de negociaciones a discutir el derecho internacional", enfatizó la mandataria.

Luego, consideró que "la ocupación ilegal de Gran Bretaña de las Islas Malvinas no es una aseveración argentina solamente, sino un reclamo internacional".

Además, aclaró que "esta incorporación de las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur como parte de Gran Bretaña, que se hizo en 1972, ha sido protestada en términos diplomáticos por Argentina".

"Es importante recordar el derecho internacional. Precisamente todos, tanto Portugal, como Argentina, como Gran Bretaña, somos parte de las Naciones Unidas, y deberíamos, todos, guiarnos por los mandatos de las Naciones Unidas, es decir: respeto por el derecho internacional, fomentar el diálogo, la cooperación y la paz entre los países", afirmó la Presidenta.

Las palabras de la mandataria se dieron un día después de que el Gobierno presentara una carta de protesta ante la Unión Europea en repudio a la incorporación de las Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur como territorios asociados al bloque.

"El Gobierno argentino instruyó a la Embajada argentina ante la UE y a las embajadas acreditadas ante los 27 Estados miembros de la UE para que presenten notas de protesta ante las respectivas autoridades rechazando tal pretensión", según informó la Cancillería en un comunicado.


La presidenta Cristina Kirchner cerró con su discurso la XIX Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno iberoamericanos que se celebró en Portugal, donde no se alcanzó un acuerdo entre los países sobre la
legitimidad de los comicios en Honduras.

No obstante, frente a la división de opiniones, la nación anfitriona emitió un comunicado para "condenar" el golpe de Estado en ese país, postura compartida por España y el Mercosur.

El comunicado del gobierno portugués consideró que "hay que restituir al presidente constitucional Manuel Zelaya para el cargo que fue elegido, hasta cumplir su mandato", aunque no se expresó sobre la validez de los comicios realizados allí el domingo último.

En esa declaración de cinco puntos que no fue objetada por ninguno de los países participantes del encuentro, se ratificó el "firme compromiso con los principios democráticos de todos los presidentes iberoamericanos para prevenir intentos desestabilizadores a gobiernos legítimamente electos" y posibilitar el diálogo hondureño.

De todos modos, Estados Unidos, Colombia, Panamá y Costa Rica decidieron reconocer los polémicos comicios realizados en Honduras, en los que resultó electo como nuevo presidente Porfirio Lobo del conservador Partido Nacional (PN).

Por su parte, la presidenta argentina Cristina Kirchner se hizo cargo de la presidencia pro témpore de la XX Cumbre de Jefes de Estado Iberoamericanos que se realizará el 11 de noviembre del año que viene en la ciudad de Mar del Plata, donde el tema central será la "educación" con inclusión en un marco democrático y respeto por los derechos humanos.

Así lo expresó la jefa de Estado argentina, al participar del acto de clausura de la XIX cumbre realizada en Estoril, Portugal, donde los mandatarios junto al Rey de España, en una declaración conjunta, se pronunciaron por el proceso democrático de Honduras.

La mandataria recordó que el año que viene la cumbre se realizará en Mar del Plata, "una ciudad que como Estoril también mira al Atlántico", y señaló que allí se tratarán las "metas educativas para el 2021", que incluye temas relacionados con educación pero "también inclusión".

Además, dijo que "lo más clave de una democracia no es sólo el poder votar, sino que dé igualdad de oportunidades a todos sus miembros de modo tal que el hijo de un trabajador pueda llegar tal vez a la más alta magistratura de un país".

Durante su discurso, la mandataria argentina propuso además que durante la cumbre a realizarse a Mar del Plata, y en las sucesivas, haya "pronunciamientos" sobre sucesos que "afectan" a todo el mundo como "el terrorismo internacional".

Al respecto, recordó que Argentina y Estados Unidos han sido "objeto del terrorismo internacional", en referencia de los ataques sufridos contra la Embajada de Israel, la AMIA y las Torres Gemelas, respectivamente.

Cristina Kirchner agradeció "la deferencia que han mantenido hacia Argentina", tanto al Presidente como el Primer Ministro de Portugal, y subrayó la "responsabilidad" que implica la organización del próximo encuentro que tendrá lugar en Mar del Plata.

En ese sentido, remarcó que "democracia, inclusión y educación serán temas clave", y adelantó que "la idea es que las cumbres puedan funcionar con un tiempo real" del denominado "mundo on line", y así poder pronunciarse "acerca de cuestiones que no pueden estar previstas pero forman parte del día a día de la agenda internacional".

Al respecto,la mandataria argentina puso como ejemplo y mencionó como "punto de inflexión" el atentado del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos, en materia de terrorismo internacional y la crisis financiera internacional de 2008.

La mandataria argentina explicó que "en la cumbre sucedieron debates que no estaban en la agenda" y en ese sentido, en declaraciones formuladas durante una conferencia de prensa, dijo: "por eso solicité institucionalizar" temas fuera de agenda.

Al respecto, solicitó que las cumbres iberoamericanas sumen un capítulo "dirigido a la política internacional global y regional" para que emita "pronunciamientos sobre hechos que provocan una distorsión muy grave en la seguridad mundial".

También recordó que durante el desarrollo de la reunión en Portugal, se abordaron temas sobre cambio climático a pocos días de que se desarrolle la Cumbre de Copenhague.

Tras las palabras del secretario general iberoamericano, Enrique Iglesias; el jefe de Estado de Portugal, Aníbal Cavaco Silva; y el primer ministro portugués, José Sócrates; llegó el turno de la presidenta Cristina Kirchner.

Iglesias incorporó a la declaración final de la cumbre el pedido de la presidenta argentina para que "las cumbres sean más efectivas".

La Presidenta estuvo acompañada por el canciller Jorge Taiana y también arribaron al lugar los mandatarios de Portugal, de Chile, Michelle Bachelet; y de Perú, Alan García; el jefe de Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero; y el Rey Juan Carlos de España.