INTERVINO LA POLICIA

Berlusconi hospitalizado tras recibir un puñetazo

Un hombré golpeó de un puñetazo al primer ministro italiano, quien cayó al suelo. El hecho se produjo luego de un mitín en Milán. Luego, fue trasladado a un hospital donde deberá permanecer por 24 horas. Vea el ataque en video.
Domingo 13 de diciembre de 2009

El jefe del gobierno italiano, Silvio Berlusconi, fue ingresado el domingo por la noche tras recibir un golpe en la cara al final de un mitin electoral en Milán (norte) y su agresor, al parecer mentalmente desequilibrado, fue detenido de inmediato.

Berlusconi, de 73 años, que no llegó a perder el conocimiento pero cuyas fotografías muestran con el rostro tumefacto y cubierto de sangre, deberá permanecer 24 horas hospitalizado en observación.

"Estoy bien, estoy bien", aseguró Berlusconi al salir de la sala de urgencias para ser trasladado a una habitación en el hospital, según fuentes citadas por la prensa local.

"Se veía al presidente conmocionado pero reaccionó con su temperamento habitual", declaró el director de comunicación del hospital San Raffaele, quien señaló que Berlusconi sufre "contusiones importantes en el rostro, con una herida interna y externa en el labio superior y dos dientes fracturados". La radiografía del Cavaliere también muestra una pequeña fractura de la nariz.

Las imágenes emitidas de forma continua en la televisión informativa Sky TG-24 muestran al jefe del gobierno inclinado, con un pañuelo en la boca, y rápidamente trasladado a su coche por su guardaespaldas.

El hombre detenido, Massimo Tartaglia, de 42 años, fue trasladado a la jefatura de la policía. En las imágenes, aparece aturdido mientras que los policías se lo llevan, protegiéndole de una multitud furiosa. Según la prensa local, está siendo tratado por problemas mentales desde hace diez años.

Tartaglia fue inculpado por provocar lesiones con el agravante de premeditación por haber atacado a Berlusconi con una réplica en miniatura del Domo de Milán, un souvenir para turistas con un zócalo de metal.

La agresión se produjo al concluir un mitin del Partido del Pueblo de la Libertad (PDL) en el que Silvio Berlusconi fue abucheado y silbado por un grupo de una decena de personas que le llamaron "payaso".

El jefe del gobierno respondió y repitió en varias ocasiones que deberían avergonzarse.

El grupo se enfrentó luego con los jóvenes del servicio de seguridad del acto, lo cual provocó la intervención de la policía.

El presidente de la República, Giorgio Napolitano, "condenó firmemente este grave gesto de agresión".

"Es un gesto incalificable que condeno firmemente", reaccionó Pier Luigi Bersani, líder del Partido Demócrata (PD, principal partido de la oposición).

Según el ministro de Cultura, Sandro Bondi, la agresión sufrida por Berlusconi es el fruto de una "larga campaña de odio" en contra del jefe del gobierno dirigida por "algunos sectores de la política y de los medios".

"Es un acto de terrorismo", señaló por su parte uno de su principales aliados, Umberto Bossi, jefe del partido populista de la Liga del Norte.

Durante el mitin, Berlusconi criticó a la izquierda que siembra "el odio y la envidia" y la que acusó de arremeter contra el gobierno a través de la prensa.

"La televisión estatal, con el dinero de todos vosotros, ataca al gobierno y a la mayoría, es la única televisión del mundo que lo hace", lanzó el jefe del gobierno, pese a que los dirigentes de los dos principales canales de la Rai son cercanos a la derecha.

También criticó con vehemencia a "los jueces politizados".

Berlusconi sufrió otra agresión parecida hace varios años en Roma. Un joven le lanzó entonces el trípode de una cámara de fotografía con el que le abrió la cabeza.