“La virgen es de todos, es del barrio, no importa de quien es o como se llama quien la tiene”, es la única contestación que ofrece Héctor, el encargado de evacuar las dudas (o en este caso, de sumar mayor desconfianza sobre el fenómeno). “Lo que importa es el mensaje que dejó, no importan las personas”, insistió con un llamativo hermetismo, comenta el sitio 24con.com.

“La virgen me la regalaron ayer a las seis de la tarde y a las doce de la noche vi que empezó a llorar sangre. Y hoy a las seis de la mañana se repitió”, aseguró Marta Varela, una vecina del lugar. Consultada sobre quién le dio el obsequio se limitó a decir “Unos amigos de San Miguel”. Sin embargo, también insistió con que la virgen “es de todo el barrio”.

Gonzalo, un hombre que acompaña a Marta, manifestó que se mudaron hace menos de un mes al barrio, aunque prefiere no decir en que casa viven “por seguridad”. Por ese mismo motivo, tampoco dan la identidad de la persona que tres días antes habría recibido el extenso mensaje de la virgen que precedió a las lágrimas de sangre.

“Nosotros vivimos en familia pero no somos familiares”, suelta Gonzalo. “Somos de la Obra ‘En nombre de Jesús’, y vivimos haciendo el bien como una familia aunque no seamos una familia de sangre”, aclara. Y agrega que tiene una sede en Capital y un predio en Tortuguitas, desde donde promulgan la palabra de Dios, según comenta 24con.com.

Del otro lado de la calle, una mujer extiende un papel en donde se transcribió el supuesto mensaje, que habría sido dictado por la madre de Dios. Tampoco queda claro como fue transmitido, ni a quién. Las preguntas siguen molestando y vuelven a indicar que Héctor es la persona indicada de contestar. “Perdoname, pero por ahora no puedo decir nada más”, se excusa el hombre.

Sin embargo, la mayoría de los presentes se conforma con lo que ve. Tocan la imagen, se llevan muestras en pañuelos y rezan bajo el sol de la tarde.

Llamativamente, el mensaje que recibió la persona sin identificar dirce:

“Queridos hijos, estoy haciendo mi visita en varias ciudades del mundo pero aquí digo: Si no creeis a mi sagrado maestro, hijo de mi sangre, el padre quiera que me creais a mí.

Oidme mundo infiel, oid mi voz clamando amor y unidad entre vosotros, pidiendo en el nombre de mi Señor, maestro e hijo que os ameis, que os sigáis sus palabras, esas palabras benditas que trasmite a través de manos sagradas que nuestro Señor eligió.
Haced caso, sean buenos hijos, que yo como vuestra madre echaré mi manto de piedad, misericordia y amor en vosotros.

Mi hijo dijo falta poco para oir al padre y yo como parturienta dolorida antes de su llegada al mundo-tierra os digo que en verdad nada de lo que él dice se retrasa o se equivoca, faltan pocos momentos para que se produzca la Gran Revelación.
Santos y amados humanos, oid a vuestra madre que a pesar de vuestros errores os ama con el corazón.
Cumplid con el señor, asi como yo cumplí por amor al padre entregando al salvador de esta humanidad 2009 años atrás.
Mi corazón es de vosotros, vosotros podeis darme el vuestro y así unirnos para la eternidad en el más sagrado nombre del padre.
No seais tan desobedientes y tan malos hijos conmigo, yo solo os amo y velo por vosotros. No olvidéis que mi dolor es verlos tan alejados el uno del otro”.