ARGENTINOS CAMPEON CLAUSURA 2010

En el medio, opuestos y complementarios: Néstor Ortigoza y Juan Mercier

Uno desde la conducción, el otro desde la recuperación, lograron que el equipo nunca quede partido al medio y formaron una gran dupla. Los dos cuentan con historias presentes en la selección, con resultados distintos. En Argentinos lograron juntarse para regodeo de los amantes del fútbol.
Domingo 16 de mayo de 2010
Entre ellos dos se repartieron la mitad de todas las canchas del fútbol argentino. Hace varios torneos que vienen compartiendo el círculo central, y lo hacen a la perfección, como si hubieran nacido siameses y cada uno de ellos manejara funciones vitales del otro. Difícil será separarlos...

Uno repartió algunas de las mejores asistencias del torneo, el otro se encargó de cortar los avances de todos los rivales. Uno es Ortigoza, el cerebro dentro de la cancha del Argentinos campeón. El otro es Mercier, la goma de auxilio de todo el equipo. Sin ellos el resultado hubiera sido otro sin dudas.

Los dos tienen historias especiales. Néstor nació en Argentinos y tuvo que irse a Chicago para hacer carrera. Después volvería y le cambiaría la vida. El volante central había sido convocado en diciembre de 2008 por Maradona para formar parte de la selección local, pero se suspendieron las convocatorias debido a la definición de aquél torneo. Perdida esa posibilidad terminó aceptando un llamado de Paraguay para que se nacionalice y juegue con esa selección. Es el día de hoy que muchos piensan que Argentina se perdió uno jugador con un potencial enorme. Lo demostró a lo largo del campeonato del “Bicho”.

Juan, el “Pelado”, es algo opuesto. Un batallador del ascenso, que supo pasar por Flandria, Morón, Tristán Suárez y Platense, hasta que Caruso Lombardi lo llevó a jugar en primera división con Argentinos. A partir de ahí todo fueron buenas noticias. También fue convocado por Maradona, aunque él si pudo jugar un par de partidos con la selección local y hasta quedó preseleccionado en la lista de 30 jugador para el Mundial. Literalmente, del ascenso al Mundial, pasando por un título con su equipo.

Dentro de la cancha ambos tuvieron detalles en esta campaña. Ortigoza siguió haciendo lo que mejor sabe: manejar los hilos del equipo desde el círculo central, ser criterioso con el manejo del balón y apostar por mirar siempre el arco de enfrente. Además nunca falló un penal; 15 pateados, 15 convertidos. Mercier fue el corredor, el batallador y la rueda de auxilio de sus compañeros. Pero no sólo eso, también marcó el gol del título, el que le permitió a Argentinos volver a gritar campeón tras 25 años. Gracias a ellos dos sería mucho, pero que fueron personajes claves no hay dudas.