Testigo vio cuando militar mataba a golpes a preso luego de tenerlo desnudo y a la intemperie en uno de los días más fríos del año 1976

"Estaba nevando cuando llego a la cárcel para cumplir con mis tareas diarias y siento gritos que venían desde la parte del patio. Después veo que era Moukarzel que estaba estaqueado, le echaban agua fría y le pegaban patadas", testimonió un ex enfermero penitenciario. Desgarrador testimonio, en la nota.
Miércoles 28 de julio de 2010
Un ex enfermero penitenciario fue contundente en su testimonio al relatar que vio cuando uno de los militares imputados asesinaba a golpes a uno de los presos políticos, al declarar como testigo en el juicio que se sigue en Córdoba a los represores Jorge Rafael Videla y Luciano Benjamín Menéndez.

En la undécima jornada del juicio, que comenzó a las 9.55, el ex enfermero de la Unidad Penitenciaria de San Martín (UP1), Eduardo Fonseca, reveló cuando el entonces teniente Gustavo Adolfo Alsina, uno de los 37 imputados, mataba a golpes a José `Cacho` Moukarzel luego de tenerlo estaqueado desnudo y a la intemperie en uno de los días más fríos del año.

"Era el día más frío del año (1976), estaba nevando cuando llego a la cárcel para cumplir con mis tareas diarias y siento gritos que venían desde la parte del patio. Después veo que era Moukarzel que estaba estaqueado, le echaban agua fría y le pegaban patadas", testimonió Fonseca.

"Alsina me dice: lo estamos matando y me pide que lo vea", relató y detalló que los signos vitales estaban normales pero que luego fue empeorando y cuando le avisó a Alsina este "lo golpea muy fuerte, le da patadas, bayonetazos y bastonazos: es el hijo de puta mas grande me decía cuando le preguntaba por qué lo golpeaba" con ese ensañamiento.

Por la noche Fonseca relató que intentó reanimarlo en la camilla de la enfermería suministrándole oxígeno, pero dijo que cuando Alsina lo vio, lo tiró "hacía un costado y lo dejó morir. Aún sabiendo que estaba muerto seguía golpeando el cuerpo y se mataba de risa", reveló.

"Era normal que Alsina golpeara a los presos, una vez le sacó el oxígeno a (Luís `El gordo`) Verón y le pone la pistola en la cabeza y lo amenazaba con matarlo". Luego aparece muerto en una de las fugas fraguadas.

Esta es la primera vez que el enfermero declara sobre estos hechos ocurridos en la UP1, y dijo que en las declaraciones anteriores no lo hizo porque "sentía miedo".

También relató ante el tribunal de enjuiciamiento que el militar Alsina, en mucho de los casos acompañado por el cabo Miguel Ángel Pérez, "golpeaba en forma salvaje a los presos" que eran considerados subversivos. A Fermín Rivera (sobreviviente) "lo dejó hemipléjico", tal como relatara este ex preso político en la jornada de ayer.

Asimismo confirmó que en otra oportunidad escuchó un disparo que venía desde el sector de los pabellones y que luego se enteró que habían matado con un disparo en la cabeza al preso Raúl `Paco` Bauducco.

Fermín Rivera testimonió ayer que el cabo Pérez había disparado a Bauducco por orden del oficial Enrique Pedro Mones Ruiz, en el patio de la UP1 el 5 de julio de 1976.

Después del golpe de Estado del 24 de marzo de 1976 "eran normales las torturas, golpes y simulacros de fusilamientos" dentro del penal.

"A los presos los traían desde La Perla, La Rivera y D2 (Centros Clandestinos de Detención)". En todos los casos llegaban "encapuchados, atados, golpeados, con patologías diarréicas, hepáticas y asmáticas", precisó.

También reveló que estos presos presentaban los "genitales picaneados, sin uñas" y que en el caso de las mujeres eran notable las "lesiones vaginales y en los pechos por el maltrato y torturas".

Dijo también que la seguridad de los presos políticos en la cárcel estaba a cargo del personal de Gendarmería y que los militares se encargaban de los "traslados", es decir de sacarlos desde el penal para luego matarlos fraguando las fugas.

En otro tramo de su declaración dijo que en una oportunidad estuvieron de visita en la UP1 el fallecido cardenal Raúl Francisco Primatesta y Menéndez, lo que a su entender dejaba en claro que ambos tenían conocimiento de lo que pasaba allí.

Durante su función como enfermero, desde 1974 y por espacio de 17 años, manifestó que durante el período de la dictadura una mujer dio a luz en la sala de parto, y que después tomó conocimiento que a esa mujer la mataron, en tanto que nunca supo el destino del bebé. Esta situación se había repetido en otra oportunidad.

Luego del primer tramo de este testimonio, que aún no concluyó, Alsina pidió hablar y descalificó los dichos del enfermero que lo comprometen seriamente y al que dijo que no conocía ni conoce.

"Estoy escuchando grandes mentiras. Hay una enorme confabulación, me quieren mostrar como lo que no soy , ni fui nunca" manifestó Alsina y se mostró molesto al sostener que los testigos lo tienen como "el blanco preferido. Soy inocente y voy a defender con verdad mi inocencia y mi decencia", sostuvo ante los jueces y pidió que se realice un careo con Fonseca.

"En esta sala hay un ex soldado que puede dar testimonio de mi conducta como militar" manifestó Alsina aludiendo al defensor oficial Marcelo Arrieta (defensor de varios de los imputados), lo que provocó la reacción del abogado y pidió al Tribunal que encarrile el objeto procesal de este debate, para evitar desviaciones de los hechos que se juzgan.

La audiencia continúa desarrollándose esta tarde en las causas UP1 o Videla por el fusilamiento de 31 presos políticos simulando fugas, y la causa Gontero o Menéndez, por los delitos de privación ilegítima de la libertad y aplicación de tormentos agravados en contra de efectivos policiales del ex Departamento de Informaciones Policiales (D2).