El presidente de Irán salvó su vida de milagro tras un atentado

Mahmud Ahmadineyad, salió este miércoles ileso de un atentado frustrado, después de que un atacante lanzara una granada de mano contra el convoy en el que viajaba.
Miércoles 4 de agosto de 2010

La granada impactó contra un pequeño vehículo en el que viajaban periodistas que cubrían la visita del presidente cerca del aeropuerto de Hamedan, en el oeste de Irán, informaron la radio libanesa y canales de noticias árabes. Varias personas resultaron heridas y el atacante fue detenido, según Al Arabiya.

Ahmadineyad no resultó herido y continuó su visita prevista a la ciudad, donde dio un discurso. Durante el viaje pretendía "impulsar proyectos para mejorar las condiciones de vida de la población", informó la agencia de noticias estatal IRNA.

De acuerdo a lo publicado por la agencia dpa, medios iraníes no hablaron sobre el supuesto ataque. La televisión Press TV citó a una "fuente informada de la oficina presidencial" rechazando las informaciones sobre el ataque como falsas.