Mas consumo, menos ahorro

Una vez que cubren los gastos básicos, las familias prefieren gastar el dinero que queda en lugar de ahorrarlo, para evitar que la inflación lo erosione. El ahorro cayó 35 por ciento en dos años.
Miércoles 4 de agosto de 2010
Las familias con capacidad de ahorro prefieren gastar el dinero, con el fin de evitar que la inflación lo licúe, lo cual repercutió en un descenso del 35% en el ahorro de acuerdo a los datos de la Fundación Mercado.

El estudio, que investiga las tendencias de consumo y capacidades de guardar dinero de las familias argentinas, reveló que el ahorro de junio es del 13,9%, casi ocho puntos porcentuales menos que el registro de junio de 2008, que se había ubicado en 21,3%.

Otro informe realizado por la consultora Neder respalda los resultados: este año aumentó el consumo en ocio y bienes electrónicos, pero se cuidan más en los productos de uso cotidiano.

Cuando se cubren los gastos básicos, los consumidores prefieren gastar el dinero en satisfacción inmediata, en lugar de ahorrar, debido a los planes de financiamiento, el empleo estable y la tranquilidad del dólar, según publica un matutino porteño.

La historia también influye: el pasado de inflación, devaluación y confiscación de depoósitos también llevan a que la gente se incline más a la compra de bienes durables como electrónica, autos o viajes.