Confirmaron condena de 15 años contra Grassi pero seguirá libre

La justicia bonaerense confirmó esta noche la condena a 15 años de prisión contra Julio César Grassi, dictada en junio de 2009 por un tribunal Oral Criminal, pero el sacerdote, que cuestionó por televisión el fallo, no irá a la carcel. Pese a la confirmación del fallo, el sacerdote no irá aún a prisión, porque los jueces consideraron también "improcedente" el pedido que hizo la fiscalía del juicio, para que se le revoque la libertad que el cura goza hasta que la condena quede firme.
Martes 14 de septiembre de 2010


El titular de la Fundación Felices los Niños fue condenado el 10 de junio de 2009 por el Tribunal Oral Criminal (TOC) 1 de Morón, que lo encontró culpable de dos hechos de abuso sexual y corrupción de menores agravados.

El dictamen surgió tras nueve meses de un proceso oral, que había comenzado el 20 de agosto de 2008 y en el que declararon 130 testigos.

Los jueces dieron por acreditados los hechos denunciados por "Gabriel" -abuso sexual y corrupción de menores- pero absolvieron al cura de los otros 15 cargos que habían presentado los abogados
querellantes que representan a otros dos jóvenes, "Ezequiel" y "Luis".

Esta noche, la La Sala II del Tribunal de Casación provincial, integrada por Fernando Mancini, Jorge Celesia y Carlos Mahíques, confirmó por unanimidad esa sentencia, al rechazar todos
los recursos que habían sido interpuestos contra el fallo anterior y dejarlo "incolume".

Aunque no se difundieron los fundamentos, se supo que el tribunal rechazó el pedido de absolución interpuesto por la defensa de Grassi y también el que formuló la querella para que la condena
fuera de 35 años de prisión.

Pese a la confirmación del fallo, el sacerdote no irá aún a prisión, porque los jueces consideraron también "improcedente" el pedido que hizo la fiscalía del juicio, para que se le revoque la
libertad que el cura goza hasta que la condena quede firme.

Tras conocerse la ratificación de la sentencia , Grassi sostuvo que "los jueces acaban de confirmar el absurdo del Tribunal 1. Estoy indignado, estoy decepcionado de los jueces. No sé cómo
van a fundamentar este fallo. Es una vergüenza",

En declaraciones televisivas Grassi afirmó que los jueces "no tuvieron la fortaleza para absolver, evidentemente fueron presionados".