Uruguay: se disfrazan de policías roban un banco y luego zafan de un policía verdadero

Miércoles 12 de enero de 2011
Los delincuentes sorprendieron a los guardias de la entidad financiera al usar uniformes de policías Un agente de la Brigada de Asaltos llegó a hablar con los asaltantes sin saber que eran delincuentes.

El asalto al banco duró tres minutos y casi sale mal. Cuatro atracadores se llevaron el dinero de una caja tras ingresar disfrazados de policías. Minutos después, un agente habló con los delincuentes sin saber que habían asaltado un banco.

"Soy policía. ¿Qué es lo que está pasando?", gritó un agente de la Brigada de Asaltos desde la ventana de su casa luego de escuchar una fuerte frenada de un Volkswagen Gol a pocos metros de la esquina de Comandante Braga y Monte Caseros.

Según informa el portal digital del diario El País de Uruguay, tras descender del auto robado, uno de los cuatro "policías" le respondió:

"Tranquilo, hermano. Se nos escapó un `pichi`. Además, el tipo tiró el arma en la huida".

El "policía" tenía en su mano una Magnum 3.57, plateada. La levantó con un gesto hacia el agente de la Brigada de Asaltos y luego la tiró encima del asiento del acompañante del Gol. Los otros tres "policías" siguieron caminando hacia la calle Monte Caseros.

El agente de la Brigada de Asaltos sospechó que algo anormal ocurría. Llamó a la Mesa Central de la Jefatura de Policía y allí le informaron que minutos antes había ocurrido un asalto a un banco a unos cuatro cuadras de allí. El agente tomó su arma y salió a la calle.

Pero los delincuentes ya habían huido en un taxi Fiat Uno. Efectivos de Investigaciones de Montevideo estiman que el "taximetrista" era el encargado de sacarlos de la zona, dijeron fuentes policiales a El País.

A la hora 13.25 de ayer, cuatro asaltantes disfrazados de policías irrumpieron en la sucursal Tres Cruces del Banco Itaú, ubicada en Bulevar Artigas y Avelino Miranda. Adentro se encontraban funcionarios, clientes y guardias de seguridad. Los asaltantes llevaban armas cortas desenfundadas. Sin disparar un tiro, redujeron a todos. Luego se dirigieron a una de las dos cajas y sustrajeron una suma elevada de dinero, cuyo monto exacto no trascendió.

Existen diferentes versiones de lo que ocurrió después. Un testigo observó a uno de los "policías" huir a pie por Bulevar Artigas hacia la calle Juan Ramón Gómez.

Allí apuntó con su arma a un taxista. Sin embargo, el taxista no detuvo el vehículo. Rápidamente, uno de sus cómplices se acercó a toda velocidad en una moto Yamaha, de 600 cilindradas, con matrícula de Maldonado. Y el asaltante se subió en el asiento del acompañante.

A la hora 13.30, la alarma del banco fue accionada. Un policía de Tránsito se encontraba en su moto Honda en la esquina de Bulevar Artigas y Garibaldi cuando escuchó por la radio policial que había ocurrido un atraco en la sucursal de Tres Cruces del Banco Itaú.

El policía vio que se encontraba a pocas cuadras del lugar y aceleró la Honda. Se acercó por la acera contraria del banco. Metros antes de llegar a la esquina de Avelino Miranda, observó en la otra acera a un Volkswagen Gol de color rojo, con las luces intermitentes encendidas. No pudo ver el interior del vehículo porque tenía vidrios polarizados.

El policía de Tránsito estimó que los delincuentes intentaban huir en el vehículo.

El Volkswagen Gol arrancó a toda velocidad por Bulevar Artigas y dobló por Juan Ramón Gómez. El policía de Tránsito perdió algunos minutos en cruzar el tráfico que venía de Avelino Miranda para pasar a la acera contraria de Bulevar Artigas.

Según dijo a El País, observó la zona para donde se dirigieron los delincuentes y enfiló hacia allí a toda velocidad. Minutos más tarde, al llegar a la esquina de Juan Ramón Gómez y Comandante Braga, se encontró con la Yamaha, de color bordeau, utilizada por dos de los asaltantes para escapar. La moto estaba prolijamente estacionada en la acera izquierda.

Varios vecinos se acercaron al policía de Tránsito. Le informaron que los pasajeros de la moto se habían subido a un Volkswagen Gol y que éste se encontraba estacionado a dos calles de allí, en Comandante Braga y Monte Caseros.

Otra versión señala que fueron dos las motos utilizadas por los delincuentes para huir. Eso hace suponer a los investigadores que afuera del banco habían otros dos asaltantes oficiando de "campanas".

A la hora 14, el director de Policía Técnica, Roberto de los Santos, y un equipo de esa repartición ingresaron a la sucursal Tres Cruces del Banco Itaú. Su cometido era buscar la mayor cantidad posible de pistas sobre los asaltantes.

Los investigadores realizaron un relevamiento fotográfico y de huellas dactilares. Luego revisaron el video con el objetivo de identificar a los delincuentes.

Posteriormente, el equipo de Técnica se dirigió hacia Comandante Braga y Monte Caseros donde se encontraba el Volkswagen Gol usado por los asaltantes para huir. Allí constataron que el vehículo había sido hurtado a las 2 de la madrugada del lunes 10.

Mientras un efectivo de Policía Técnica buscaba huellas dactilares en las puertas y volante del Gol, otro tomó con guantes la pistola Magnum 3.57 y la guardó en una bolsa. En la sede de Policía Técnica buscarán huellas y chequearán si el arma había sido o no robada.

El equipo de Técnica hizo un trabajo similar en la moto Yamaha, abandonada por los asaltantes a dos cuadras de distancia del Volkswagen Gol.

Los investigadores estiman que la moto también había sido robada.