Brasil: ganó un juicio y podrá masturbarse en el trabajo

La mujer sufre un desorden químico en el cerebro que le provoca una necesidad compulsiva de obtener orgasmos. El fallo le otorgó el derecho a intervalos de 15 minutos cada dos horas para poder atender a sus necesidades.
Miércoles 11 de mayo de 2011
Una mujer de 36 años ganó un juicio para que le permitan masturbarse en su lugar de trabajo debido a que padece una rara enfermedad que le provoca una necesidad compulsiva de obtener orgasmos.

Ana Cararina Bezerra, divorciada con tres hijos y oriunda de Espírito Santo, Brasil, sufre de una alteración química en su cerebro que la lleva a buscar orgasmos para poder aliviar su severo estado de ansiedad.

Pese a que Ana recibe un cocktail de ansiolíticos para reducir su ansiedad, aún necesita masturbarse 18 veces al día. Durante el peor momento de su trastorno, debía tener más de 40 orgasmos diarios.“Fue en ese momento cuando pedí ayuda. Comencé a sospechar que esto no era normal”, aseguró.

Es a raíz de esta necesidad patológica que la mujer tuvo que recurrir a la Justicia para que le permitan masturbarse en su lugar de trabajo sin estar expuesta a sanciones. El inédito fallo le otorgó el derecho a intervalos de 15 minutos cada dos horas para poder atender a sus necesidades. También tiene permitido descargar imágenes eróticas a la computadora de la empresa.