El escándalo de la pelea de Morgado y Rachid en el INADI salió hace dos semanas a la luz pública porque el entonces presidente llamó al teléfono de emergencias 911, después de protagonizar ambos un escándalo en la sede del organismo, y terminó en una comisaría radicando una denuncia.

Luego de que trascendiera la noticia, primero renunció Rachid, que políticamente respondía al jefe de Gabinete de ministros, Aníbal Fernández, y enseguida hizo lo mismo Morgado, que había desembarcado en el INADI llevado de la mano por el fallecido expresidente Néstor Kirchner.

En lugar de ambos y ante la acefalía del INADI, la presidenta Cristina Fernández nombró por 180 días como interventor en el organismo antidiscriminación al referente de la comunidad armenia en Argentina, Pedro Mouratian, que ya se había desempeñado como vicepresidente.

Morgado ratificó la denuncia penal contra Rachid y la acusó de protagonizar "un golpe institucional", además de "acoso laboral", "nombramientos de al menos 40 personas" en el instituto, "despido de una delegada sindical en el INADI de Tucumán" e "infracción a la ley 24.515" que regula la actividad del organismo.

La dirigente, en tanto, le atribuyó al exconductor de televisión supuestos actos de corrupción y diversas irregularidades.