Las llamadas del Papa no son enseñanzas

La supuesta autorización que dio Francisco a una mujer divorciada para comulgar no debe ser tomada como doctrina oficial de la Iglesia.
Jueves 24 de abril de 2014
El Vaticano aclaró hoy que la supuesta llamada del papa Francisco a una mujer santafesina casada con un divorciado -a quien habría autorizado a comulgar- "no tiene confirmación alguna de fiabilidad" y señaló que la repercusión mediática de noticias como ésta "son fuente de malentendidos y confusión".

Tras la polémica surgida esta semana por el supuesto llamado, difundido por la mujer y su esposo en la red social Facebook, el director de la oficina de prensa de la Santa Sede, el padre Federico Lombardi, difundió hoy una aclaración a la prensa.

En el comunicado, se afirma que "en el ámbito de las relaciones personales pastorales del papa Francisco ha habido diversas llamadas de teléfono" y que "como no se trata absolutamente de la actividad pública del papa no hay que esperar informaciones o comentarios por parte de la Oficina de Prensa".

"Las noticias difundidas sobre esa materia -ya que están fuera del ámbito propio de las relaciones personales- y su amplificación mediática no tienen por lo tanto confirmación alguna de fiabilidad y son fuente de malentendidos y confusión", agrega el comunicado.

Señala asimismo que "hay que evitar deducir de esta circunstancia consecuencias relativas a la enseñanza de la Iglesia".

La repercusión mediática del sorpresivo llamado reavivó esta semana el tema de la comunión a los fieles divorciados y con una nueva unión, que la Iglesia católica analizará en octubre en el marco de un sínodo, cuyo tema central será la familia.

"Hoy me pasó una de las cosas más lindas después del nacimiento de mis hijas. Tuve la llamada en mi casa de nada más ni nada menos que del papa Francisco. Gracias Dios por esta bendición", posteó el martes en Facebook Julio Sabetta, y la noticia generó una enorme amplificación en las redes sociales, que fue replicada en todos los medios del mundo.

El supuesto llamado empezó ayer a generar polémica con las primeras resistencias dentro de la Iglesia, como del padre José Ceschi, sacerdote de la localidad de San Lorenzo -donde vive la pareja-, quien consideró "imposible" que Francisco le haya dado a la mujer el permiso para comulgar.