“Prometer sacar las retenciones a la soja es algo muy difícil de cumplir”

Iván Ordoñez, especialista en agronegocios, discutió en El Exprimidor sobre la actualidad del sector agrario.
Martes 29 de abril de 2014
¿Es cierto que cuando más altas estaban las retenciones más ganaba el sector?
Decir eso es mezclar un poco los tantos. Uno tiene que ver la rentabilidad, que se conforma con un cúmulo de variables, a la que se le aplica un impuesto. Es evidente que si te cobran un impuesto vas a ganar menos.

¿El gobierno hace foco en las retenciones pero no realiza una autocrítica respecto a sus políticas para el sector?
Las retenciones tiene un sinnúmero de inconvenientes para el productor, pero coincido en que lo que pasó desde 2007 para acá con el trigo fue el cierre de la exportación. Cuando vos cerrás la exportación inundás el mercado local de productos y por lo tanto le bajás el precio porque hay más oferta que demanda.

¿Pero no tenemos más el pan de $2,50?
Es que decís es importante. Le bajaron el precio al trigo pero no bajo el pan pero eso es porque el trigo no supera el 10 por ciento en la composición del precio del pan.

Estos años perdimos la posibilidad de que ingresen dólares pero además no bajó el pan..
Yo hice el cálculo de que se perdieron entre 9600 y 13 mil millones de dólares entre 2007 y 2014.

¿Qué relación hay entre las retenciones y el dólar?
Vamos a dividirlas por productor. Las que se le cobran a la soja tienen importancia en el presupuesto, son muy importantes para el funcionamiento de la economía. Pero hay estudios que dicen que si se le sacan a la carne, a la leche y al trigo, el fisco solo pierde 2800 millones de dólares. Eso no es ni el 5 por ciento del presupuesto nacional. El incentivo que tendrías es incalculable. La plata que le deja de entrar al fisco ingresaría al Banco Central como divisa.

¿Qué recomendarías hacer con las retenciones?
Hoy en día prometerle al productor que se van a sacar las retenciones a la soja es algo muy difícil de cumplir. Se puede pensar en una reducción parcial. Pero es una pena esperar hasta el 2016 para sacar las del maíz, trigo, carne y leche. Durante tres años tuvimos artificialmente el trigo más barato del mundo, los productores redujeron el área y el año pasado tuvimos el trigo más caro del mundo. La solución para los precios altos son los mismo precios altos como incentivo para producir más. Si retenciones el crecimiento hubiera sido más armónico. Las retenciones son la respuesta fácil de un estado sin capacidad de acción.