Una actriz surgida del teatro de revistas, que pasó por la comedia y llegó a hacer un clásico

Martes 29 de abril de 2014

Histriónica, con una personalidad avasallante, Norma Pons se erigió en una de las actrices cómicas por excelencia de la escena nacional, aunque en el último tiempo se destacó y fue reconocida en el drama, algo que ella anhelaba hacer desde siempre.

A los 71 años, Norma Pons -cuyo verdadero nombre era Norma Delia Orizi-, falleció en su departamento en momentos en que iba a encarar un nuevo desafío en su carrera: participar en el programa de Marcelo Tinelli "Bailando por un Sueño".

Nacida en Rosario, en 1943, junto a su hermana Mimí comenzó actuando en radioteatros y al poco tiempo fueron convocadas para ser primeras figuras del Teatro Maipo junto a José Marrone y en su carrera estudió teatro con Agustin Alezzo, entre otros grandes maestros.

"Nada termina hasta que termina. Yo no sé luego de Bernarda Alba qué va a pasar, y yo tengo que continuar. Primero, porque es mi profesión y es mi vocación y lo único que sé hacer", expresó en alguna nota Norma Pons, al hacer referencia a por qué motivo no encabezó la cartelera de esa obra.

Luego de incursionar en la revista, comenzó una carrera de actriz que la llevó a ser uno de los referentes de la comedia, en especial en los ciclos de Antonio Gasalla, en donde realizó personajes aún recordados, luego de más de 20 años.

"Marta", la hija de una mujer que no podía caminar y la criticaba siempre (Gasalla), o la compañera de la empleada pública que el capocómico encarnaba, y que en el sketch el objetivo principal era no permitir el ingreso a algún lugar, para un personaje público.

En 1996, su actuación mereció el premio Martín Fierro a la mejor actriz cómica y tuvo otras dos nominaciones para el mismo premio.

También participó de "Los machos", "Situación límite" y "Franco Buenaventura, el Profe".

En 2007, interpretó a Olga en la versión argentina de Bewitched, remplazando a Adriana Aizemberg y formó parte del elenco de "Aquí no hay quien viva", en el 2008.

En cine debutó en 1968 en el filme "Mannequin… alta tensión" y en televisión recién en 1988 en "Ella contra mí", Canal 9.

En la pantalla grande se destacó en "Sotto voce" (1996), cuya actuación le mereció el premio Cóndor de Plata a la mejor actriz de reparto. En 2010 protagonizó la obra "Las chicas del calendario" en teatro La Comedia.

"Todos los hombres que estuvieron en mi vida, que tampoco fueron muchos, los hice enamorarse de mí. No sé si hay muchas mujeres que aman, con sus virtudes y sus defectos, al hombre, como yo. Yo puedo llegar a ser la mejor geisha del mundo. Pero no lo supieron interpretar, y no saben lo que se perdieron", dijo alguna vez sobre su vida sentimental.

Al mencionar su presente, ya que desde hacía dos años representaba "La casa de Bernarda Alba", Norma Pons dijo que el reconocimiento le llegó "tarde", pero se mostraba feliz porque luego de 50 años de carrera "nunca tenía un clásico".

"A veces las cosas llegan. Prepárense para lo que quieren ser, puede que tarde. Como me pasó a mí, que es un poco tarde, pero estén preparados, porque va a llegar, pero los tienen que agarrar bien preparados. Yo estoy preparada, estudié y conozco mi oficio. Puede gustar o no mi forma, pero la profesión la sé", señaló en esa ocasión.

En teatro participó en 37 obras y su último gran éxito lo hizo de la mano del director José María Muscari.