De Hong Kong a Estambul, trabajadores salen a la calle el 1 de mayo

Jueves 1 de mayo de 2014
Millones de personas salen a la calle en el mundo este jueves, Fiesta del Trabajo, en un contexto a veces tenso como en Estambul, donde son de temer nuevos actos de violencia un año después de una ola de contestación que estremeció Turquía.

Los primeros desfiles se esperaban en Asia, donde los trabajadores, muchos de ellos pobres, reclaman mejores condiciones laborales y un reparto más justo de los frutos del crecimiento en la región más dinámica del planeta.

En Camboya, los sindicatos manifestarán en apoyo a los obreros textiles en huelga en dos zonas económicas especiales cerca de la frontera con Vietnam.

La mayoría de los trabajadores de este sector vital para la economía camboyana, que da empleo a 650.000 personas, ganan menos de 100 dólares mensuales.

También hay manifestaciones previstas en Indonesia, Malasia y en países más desarrollados de la región, en Hong Kong, Singapur, Corea del Sur o Taiwán, donde el aumento del coste de la vida, y en particular los precios exorbitantes de la vivienda, aumentan las desigualdades.

En Europa, numerosas manifestaciones marcan tradicionalmente este 1 de Mayo, "día internacional de los trabajadores" nacido durante el movimiento para la reducción de la jornada laboral a finales del siglo XIX en Estados Unidos.

En Francia, los sindicatos desfilarán con pancartas diferentes por segundo año consecutivo.

La CGT y Fuerza Obrera estarán juntas en París contra el plan de recortes de 50.000 millones de euros anunciado por el primer ministro, Manuel Valls. La CFDT y Unsa se concentrarán en la capital francesa con la vista puesta en Europa.

A menos de un mes de las elecciones europeas del 25 de mayo, el ultraderechista Frente Nacional quiere que su tradicional desfile sea una "demostración de fuerza" para confortar su dinámica en los sondeos, que lo colocan primero o segundo, emparejado con la derechista UMP.

- 1 de Mayo de alta tensión en Estambul -

España, que empieza a salir tímidamente del marasmo económico y sigue minada por un desempleo récord, saldrá asimismo a la calle en Madrid y más de 70 ciudades.

En Moscú, las organizaciones sindicales rusas desfilarán en la Plaza Roja, volviendo a una tradición de la Unión Soviética en plena oleada de patriotismo en Rusia exacerbada por la crisis ucraniana.

Desfiles también en Grecia e Italia, donde el presidente del Consejo Matteo Renzi prometió devolver la confianza a los italianos, que salen apenas de más de dos años de recesión.

Miles de manifestantes se esperaban en Estambul alrededor de la plaza Taksim, declarada zona prohibida por el Gobierno un año después de la ola de protestas que sacudió Turquía.

Las inmediaciones del corazón europeo de la megalópolis turca fueron transformados en campo atrincherado y decenas de miles de policías -hasta 40.000 según la prensa turca- estarán movilizados para impedir el acceso.

Animado por el triunfo de su partido en las elecciones municipales del 30 de marzoy en plena precampaña para las presidenciales de agosto, el primer ministro Recept Tayyip Erdogan advirtió a los manifestantes.

"No conciban esperanza alguna sobre Taksim (...) vayan a manifestarse a otros lugares de Estambul", lanzó. "Tienen que renunciar a jugar como niños mimados", apostilló.

El año pasado, violentos choques opusieron a policía y sindicatos en torno a Taksim, entonces en obras de remodelación, prohibida a los manifestantes por razones de seguridad.

Un mes después, la plaza y su pequeño parque Gezi se convirtieron en lugar emblemático de las protestas contra Erdogan.

Durante más de dos semanas, decenas de miles de turcos abuchearon allí su nombre y reclamaron su dimisión, acusándolo de escorar hacia un modelo autoritario e islamista.