Izquierda dividida: hubo marchas y festejos separados

Jueves 1 de mayo de 2014
Los partidos de izquierda conmemoraron hoy el Día de los Trabajadores con dos actos, uno en Plaza de Mayo y otro en Congreso, debido a diferencias internas que impidieron a ambos sectores realizar una única celebración, como lo venían prometiendo algunos de sus dirigentes en los últimos días.

El Frente de Izquierda y los Trabajadores (FIT) organizó su acto en la Plaza de Mayo, de espaldas a la Casa de Gobierno, donde reunió a militantes del Partido Obrero, Izquierda Socialista, el Partido de los Trabajadores Socialistas, la Juventud Guevarista e integrantes de las representaciones sindicales de izquierda.

El principal orador fue el referente del Partido Obrero, Jorge Altamira, quien arrancó su discurso recordando la buena performance del Frente de Izquierda durante las últimas elecciones
legislativas.

"Los votos al FIT no son sólo un episodio electoral. Toda lucha de clases es tal cuando adquiere nivel político", destacó Altamira envuelto en una espesa nube roja provocada por una bengala que cayó frente al escenario donde se realizaba el acto.

En ese sentido, dijo que el "sindicalismo empresarial no puede ser referencia para los trabajadores que no tienen en el peronismo ninguna referencia política".

Finalmente, Altamira acusó al líder de la CGT opositora, Hugo Moyano, de "firmar una tregua" y de convocar a "una farsa", en referencia a la marcha del 14 de mayo organizada por ese referente sindical junto al gastronómico Luis Barrionuevo.

Tanto Altamira como el resto de los oradores del acto reclamaron "la continuidad de la lucha con un paro de 36 horas", en lugar de "la marchita del 14".

Además de Altamira, tomaron parte en el acto el dirigente jujeño Carlos "Perro" Santillán; el diputado nacional por Mendoza, Nicolás del Caño; el secretario general de la seccional Oeste de los trabajadores ferroviarios, Rubén "El Pollo" Sobrero; el dirigente del Nuevo MAS, Héctor Heberling, y el sindicalista de los trabajadores del subte, Claudio Dellecarbonara, entre otros.

En tanto, otro sector de la izquierda realizó su acto por el Día del Trabajador en la Plaza de los Dos Congresos, donde los oradores centrales fueron la dirigente del MST, Vilma Ripoll, y José Peralta, secretario de organización de la CTA, en representación del estatal Pablo Micheli, quien no asistió.

En diálogo con Télam, Ripoll y el legislador porteño y secretario general del MST, Alejandro Bodart, coincidieron en destacar que la izquierda "retomó la iniciativa" de homenajear a los trabajadores en su día, a diferencia del sindicalismo que "abandonó esa tradición".

"Es una pena que haya dos actos separados; la izquierda necesita unidad para luchar y también como alternativa política; el FIT rechazó nuestra propuesta de hacer un acto conjunto y rehúye todo planteo político unitario", afirmó Bodart. # Además, el legislador porteño advirtió que si el FIT persiste en su "sectarismo" y no acepta "ampliar la unidad, puede perder mañana lo que hoy consiguió".

Frente al Congreso Nacional, donde los militantes portaban banderas rojas y redoblantes, estuvieron presentes también sobre el escenario Rodolfo Kempf, de la CCC, el dirigente de Unidad Popular Fabio Basteiro y el ex diputado de Proyecto Sur, Jorge Cardelli.

"En un momento de ajuste de los gobiernos, la izquierda requiere de una mayor unidad para luchar porque se necesitan nuevas conducciones políticas y nuevas direcciones sindicales, frente al proceso de ruptura de los partidos tradicionales", reflexionó Ripoll, para quien "ése es el desafío" del sector