La cosecha de la marihuana ya es récord en Uruguay

La ley será reglamentada por el presidente Mujica. Fue aprobada en diciembre del año pasado. Tendrá un riguroso control con reglamentaciones y sanciones.
Viernes 2 de mayo de 2014
Pasaron cuatro meses de que Uruguay decidió aprobar la ley que regula la producción, comercialización y distribución de la marihuana y ya dio sus frutos en la tierra del presidente José Mujica, que está por reglamentar la norma en poco tiempo.

“La cosecha de cannabis marcó un récord y es la de mayor volumen en toda la historia de Uruguay”, dijo Hernán Delgado, portavoz de la asociación social Proderechos, una de las impulsoras de la legalización del cultivo de marihuana.

Se sabe que el texto definitivo de la ley, o casi definitivo, está desde hace días en el escritorio del presidente. Le hicieron varios retoques que en los últimos meses, por pedido de jerarcas del Ejecutivo, distintos ministerios y de la Junta de Drogas (JND). Finalmente, Mujica será quien le dará el ok.

Desde JND, aseguraron a un matutino argentino que “no hay fecha precisa, pero la reglamentación de la ley es inminente”.

Y se agregó que “Julio (Calzada, secretario del organismo dependiente de presidencia) tiene un viaje al exterior y está con las valijas preparadas, a la espera que se defina el tema, por el que puede ser consultado por Mujica, quien aún tiene algunas dudas”.

Pero claro está, la reglamentación genera varias polémicas. Una de ellas es porque se resolvió que no precisarán dar su nombre los consumidores que se inscriban en el registro oficial. “En los últimos cinco meses, técnicos del gobierno trabajaron en un software que permite que no quede un registro que asocie los nombres de las personas a los usuarios”, explicó un informante oficial al semanario Búsqueda.

Además, sostuvo que aún no se decidió si las farmacias tendrán un “aparato que permita identificar la huella dactilar de los usuarios” o si se pedirá algún tipo de “firma digital”.

Por otro lado, precisó que se habría llegado a un acuerdo en la forma de acceder a la marihuana, que serán independiente y excluyentes una de otra:quienes la cultiven, no podrán integrar los registros para adquirirlas en las farmacias o tampoco podrán integrar los clubes cannábicos.

También es requisito que en los locales farmacéuticos donde se venda, la marihuana no podrá estar expuesta al público y debe estar "bajo llave", igual que los medicamentos de venta controlada. Y la droga que se venda en el mercado a través de las farmacias será de cinco variedades, con un "marcador molecular" que permita su trazabilidad.

El proyecto tendrá cerca de 100 artículos con modificaciones a la normativa de estupefacientes; la salud y la educación de la población y los usuarios; gestión y funcionamiento del Instituto de regulación y control del cannabis; evaluación, monitoreo y aplicación de la ley e infracciones y sanciones.