River sufrió para ganar y es puntero junto a Gimnasia

Ganó 3 a 2. Los goles fueron de Cavenaghi (2, uno de penal), Villar, Carbonero y Hauche. El equipo de Ramón Díaz fue el justo ganador, aunque en el final Chichizola apareció para atajarle un penal a Saja y desatar la locura de los hinchas. River es puntero junto a Gimnasia.
Domingo 4 de mayo de 2014

River Plate doblegó hoy con sufrimiento al Racing Club por 3-2 en el Monumental y de ese modo por la antepenúltima fecha del Torneo Final volvió quedar como líder junto con Gimnasia y Esgrima La Plata, en gran parte gracias al penal que Leandro Chichizola le contuvo a Sebastián Saja en tiempo de descuento.

Fernando Cavenaghi, de penal a los 24 minutos del primer tiempo y a los 8 del segundo con un taco exquisito, y el colombiano Carlos Carbonero, a los 42 de la etapa inicial, anotaron los goles del conjunto de Ramón Díaz, que terminó con 10 futbolistas por la expulsión de Jonatan Maidana, a los 45 de la última parte.

Diego Villar, de cabeza a los 37 del primer capítulo, y Gabriel Hauche, a los 27 del segundo, descontaron en ambas ocasiones para el conjunto de Reinaldo Merlo, que pudo haber empatado el clásico a los 47 del segundo segmento, pero Chichizola le atajó el tiro del final a Saja.

Desde el comienzo River dejó en claro que iba a ir a buscar el partido e intentó manejar la pelota, pero tuvo muchas imprecisiones en el traslado y quizás por eso le faltó profundidad en el cuarto de hora inicial.

Por su parte, Racing esperó para contraatacar y tanto Luciano Vietto como Gabriel Hauche desnudaron en algunos pasajes las carencias defensivas del elenco local.

A los 9, intentó Luciano Vietto con una chilena y, a los 15, fue Rodrigo De Paul quien probó desde afuera del área con un remate que pasó cerca del segundo palo.

Poco después, a los 18, River llegó por intermedio de Daniel Villava, quien le ganó en velocidad a Claudio Corvalán por derecha y envió un centro bajo para la llegada de Cavenaghi, que definió de taco, pero contuvo Saja.

River mantuvo su idea de ir en busca del gol y de tanto insistir le llegó la posibilidad de abrir el marcador, a través de un penal mal sancionado por Diego Abal por un supuesto empujón de Esteban Saveljich a Villalva que Cavenaghi cambió por gol.

Racing tuvo luego sus ocasiones cuando Vietto encabezó una contra rápida y habilitó por izquierda a De Paul, cuyo remate fue salvado providencialmente por Ramiro Funes Mori.

La visita llegó a la igualdad a los 37, por la buena pegada de De Paul en un tiro libre de De Paul desde la izquierda, que encontró bien ubicado a Villar en el centro del área para desviar el balón de palomita y batir a Leandro Chichizola.

Con el empuje de las tribunas ante la igualdad, el Millonario volvió a agrandarse y, a los 42, encontró nuevamente el desnivel con una corajeada de Villalva por derecha y una habilitación al centro para Manuel Lanzini, quien habilitó con un amague a Carbonero y el colombiano fusiló a Saja desde la medialuna.

Apenas empezado el segundo tiempo, River amplió la ventaja con una precisa triangulación por la derecha que empezó con Cavenaghi para Carbonero, quien hizo una pared con Lanzini y con un centro bajo habilitó al capitán millonario, que de taco puso el 3-1.

Luego, y pensando que ya el encuentro podía estar resuelto, Ramón Díaz cometió el error de reemplazar a Cristian Ledesma y el local se quedó sin su generador de fútbol, situación que fue aprovechada por Racing, que poco a poco fue progresando en el juego y con cuatro delanteros en cancha acorraló al dueño de casa.

A los 27, la visita volvió a descontar, esta vez por intermedio de Hauche, luego de un gran pase del ingresado Valentín Viola y una definición excelente del ex delantero de Temperley que batió a Chichizola.

River casi liquida el partido a los 40 con un remate cruzado de Lanzini que pegó en el palo derecho de Saja, pero el final del encuentro tenía previsto un capítulo vibrante.

Primero River perdió a Maidana por expulsión a los 45 tras una falta al borde del área, y al minuto siguiente, inexplicablemente, Ariel Rojas cometió una infantil mano dentro del área a la salida de ese tiro libre y Diego Abal sancionó el penal que correspondía.

En ese momento, al igual que contra Estudiantes de La Plata, Chichizola se vistió de héroe y le contuvo abajo a la izquierda la ejecución desde los doce pasos de Saja, y luego vio como Viola, en el rebote, estrelló su cabezazo en la parte de arriba del horizontal.

Con el pitazo final de Abal llegó el desahogo para los hinchas locales, y con el empate de Gimnasia ante Lanús por 0-0, el Millonario recuperó, a dos fechas del final del torneo, el liderazgo que había perdido la semana última tras empatar con Olimpo.