Las conclusiones de Mariano Grondona

Lunes 5 de mayo de 2014
Hemos iniciado una etapa extraordinaria en la Argentina, aunque también en el mundo. Por ejemplo, judíos y católicos, con miles de años de incomprensión, barreras y odios que se han ido disolviendo. Yo veo una especie de magia, los argentinos han empezado a descubrir en sí mismos reservas de coincidencias, de buena voluntad, que eran inimaginables hace tres años.

Lo único que quiero remarcar, tal vez como un resabio del negativismo que nos ha caracterizado durante tanto tiempo, es que no debemos dejar pasar esta oportunidad. Tenemos la oportunidad de ir al fondo del pozo de nuestras peleas, decirles adiós y mirar al país con otros ojos.

Este llamamiento que hago no es de católicos, judíos, peronistas o antiperonistas. Estamos en un momento mágico y me parece que lo peor que nos podría pasar es dejarlo pasar. Sin embargo, soy tan optimista que creo que lo aprovecharemos.

La Argentina que va a salir de todo esto va a ser superior a nuestras expectativas