Buscan últimos desaparecidos

Miércoles 7 de mayo de 2014
Equipos de rescate trabajan a pleno, debido a la mejora de las condiciones climáticas, en la zona
donde hace 22 días naufragó el buque Sewol, en Corea del Sur, para tratar de buscar la treintena de cuerpos que se cree aún permanecen en el interior del barco.

De las 476 personas que viajaban en el Sewol, 268 fueron confirmadas como muertas y 34 siguen con paradero desconocido, aunque se cree que sus cadáveres permanecen atrapados dentro de este ferry, sumergido en aguas al suroeste de Corea del Sur.

Los buzos de la Guardia Costera, la Marina y también particulares extenderán desde hoy hasta el sábado la búsqueda a las dependencias del barco que todavía permanecen inexploradas, como son algunas habitaciones, salas de karaoke, uno de los comedores y una sala de estar, según despacho de EFE.

Aunque las difíciles condiciones del tiempo y del mar en gran parte de las últimas 22 jornadas dificultaron el trabajo de los buzos, hoy estas circunstancias mejoraron. La velocidad del viento se redujo, así como la fuerza de las olas.

Descartada desde hace dos semanas la posibilidad de hallar sobrevivientes, este naufragio será una de las mayores tragedias de la historia de Corea del Sur, con una cifra -todavía no oficial- de 302 muertos, la mayoría adolescentes de 16 y 17 años que realizaban un viaje escolar.

A esta cifra se añadió ayer la muerte de un submarinista, la segunda que se registra entre los servicios de rescate, después de que falleciera días atrás un operario debido a un golpe que recibió en la cabeza.

Mientras, continúa la investigación con respecto al capitán y a otros miembros de la tripulación, detenidos por desatender la seguridad de los pasajeros, las autoridades también inspeccionan meticulosamente a la operadora del ferry, al detectar presuntas irregularidades en sus actividades.

Por su parte, la presidenta de Corea del Sur, Park Geun-hye, pidió ayer perdón públicamente, por segunda vez, tras multiplicarse las críticas al Gobierno por falta de prevención y la ineficiencia gestión posterior al accidente.

La tragedia del Sewol aún mantiene conmocionada a la sociedad de Corea del Sur, donde los ciudadanos siguen acudiendo masivamente a los lugares de homenaje a las víctimas en todo el país, colocando lazos amarillos en su memoria.