Malvinas: Inglaterra niega que haya armas nucleares

Habló el gobernador británico del archipiélago, Colin Roberts. Inglaterra niega que quiera avanzar militarmente, y considera una sugerencia ridícula la existencia de armamento nuclear.
Miércoles 7 de mayo de 2014
El gobernador británico de las Islas Malvinas, Colin Roberts, rechazó la existencia de armas nucleares en el archipiélago y descartó que las fuerzas militares establecidas por Gran Bretaña puedan ser retiradas en el corto plazo.

"La sola sugerencia de que hay una base de la OTAN es tan ridícula que hace reír a todo el mundo. Los únicos militares aquí son el despliegue mínimo necesario para defender a las islas contra cualquier posible actividad de la Argentina", indicó Roberts.

"Si no hubiese una historia de agresiones ilegales de la Argentina contra la Islas, entonces probablemente no habría ninguna presencia militar", destacó el representante británico.

En el discurso pronunciado durante en el acto que conmemoró el 32 aniversario de la Guerra de Malvinas la presidenta Cristina Kirchner consideró que actualmente las islas constituyen "la mayor base militar de la OTAN en el Atlántico Sur" y apuntó a la utilización de armas nucleares.

Tras rechazar las afirmaciones de la primera mandataria, Roberts estimó improbable el retiro de las fuerzas militares británicas de las islas debido a que sus habitantes se consideran amenazados por posibles maniobras de la República Argentina como la ocurrida en 1982.

"Me imagino que hasta tanto no haya grandes cambios políticos en la Argentina, el gobierno británico –a pedido de los habitantes de las Falklands (Malvinas)– querrá mantener aquí una mínima presencia militar defensiva", indicó el gobernador.

"Una parte importante del despliegue militar es para defender el territorio y asegurar las Islas. Tendrá que pasar un largo tiempo antes de que los habitantes se sientan lo suficientemente seguros para estar cómodos con la retirada de la presencia militar", añadió.

Roberts destacó que el gobierno británico y los habitantes de las islas pretenden mantener buenas relaciones con Sudamérica, pero consideró valioso que "el gobierno argentino empezara a comportarse mejor".