Las motos no se quedan afuera de la crisis automotriz

En Latina 101.1, en el programa “El Exprimidor”, Ari Paluch conversó con el presidente de la Cámara de Fabricantes de Motovehículos (Cafam), Lino Stefanuto. La caída en ventas de motos, la poca financiación y las salidas que está tratando de buscar el Gobierno para calmar la crisis automotriz.
Jueves 8 de mayo de 2014

Un informe difundido por la Asociación de Fábricas de Automotores (ADEFA) puso cifras exactas a a una realidad que ya se había manifestado en las suspensiones aplicadas por varias terminales en las últimas semanas. Además de las caídas en ventas de autos, también se conocieron los pormenores de la industria de las motos.

Según el informe se han vendido 30 mil motos menos y se registró un 25 por ciento de caída en el primer cuatrimestre, en comparación con el año pasado.

Ari Paluch intentó poner luz en la cuestión de las motos al comunicarse con el presidente de la Cámara de Fabricantes de Motovehículos (Cafam), Lino Stefanuto. Al respecto del momento de la industria, le preguntó su diagnóstico, al cual el dirigente lo simplificó en tres efectos.

“El primero fue el que afectó a las motos de alta gama que representan un 10 por ciento fue el impuesto interno que duplicó el valor de las motos. El impuesto interno es un 100 por cien como impacta en esas motos. Por lo cuál se extinguieron esas motos. Prácticamente en diciembre todas las motos que estaban en stock de los compradores y las fábricas (estas motos ya vienen ensambladas). Esas fueron castigadas con un 100 por 100 de impuestos con el afán de ahorrar divisas. Las pocas que se patentaron en enero, febrero y marzo fueron porque la gente espera al año siguiente para patentarlas, pero en realidad fueron ventas hechas en diciembre”, afirmó.

Esta cuestión se está pareciendo cada día más a la de los autos. Las ventas de alta gama apenas representan un 10 por ciento, pero en el total de los automotores pasa a ser un 30 por ciento de lo facturado, con lo que los números dejan de cerrar al perder al consumidor de alto poder adquisitivo.

Stefanuto prosiguió: “El segundo factor es el aumento desmesurado de las tasas y el aporte de los créditos con lo cuál, una tasa que antes era del 30 por ciento, se duplicó y un plazo de 36 meses se pasó a 12 meses, con lo cual la cuota se triplica por el acorte de los plazos y se duplica por el aumento de los intereses”.

Al respecto de este tema, se ve que sucede en los últimos meses con las operaciones de los comercios. Hay poca financiación, con lo cuál una cuota económica de 300 pesos para motos económicas se triplicó.

“El tercer factor es la devaluación: el 80 por ciento del costo de una motocicleta está formado por componentes importados, entonces si el dólar va de 6 a 8 pesos, eso impacta. Pero de alguna forma ese 30 por ciento, si no se hubieran modificado las tasas, la cuota aumenta 100 pesos. Con lo cual no hubiera cambiado mucho la historia”, agregó.

Por último se refirió a dos temas importantes para la industria: las pérdidas y cuándo se afrontan; y qué hace el Estado para poder recomponer la situación.

En el caso de la política pública, destacó que “el Gobierno está haciendo movimientos y esfuerzos para tratar de morigerar esto. Se está trabajando en un esfuerzo desde las terminales para poner algunos modelos con costos de ofertas, como pasó con las automotrices. Hoy todas las fábricas no venden al precio que deberían vender hoy porque la recesión llevó a que se hagan estas ofertas”.

Mientras que en lo que refiere a las pérdidas de las compañías en épocas de crisis. ¿Cómo reacciona una empresa cuando ve que la situación empeora? “En principio se comienza a vender disminuyendo el margen de ganancia. Eso fue los primeros días, ahora se está vendiendo al costo, y en unos casos se vende para pagar las obligaciones del día a día”.

Escuchá el resto de la nota en el audio adjunto.