"Pity" Alvarez ¿es imputable o no?

Fueron convocados por el juez para que informen sobre la salud mental de Gabriel "Pity" Alvarez Congiu, ex líder de "Viejas Locas". Está siendo enjuiciado por amenazas con arma.
Jueves 8 de mayo de 2014
El Tribunal Oral en lo Criminal 20 convocó a los peritos que examinaron al cantante Cristian Gabriel "Pity" Alvarez Congiu, ex líder de "Viejas Locas", para que declaren sobre su estado de salud mental, a fin de determinar si es o no imputable en el marco del juicio oral al que es sometido por amenazas con arma.

En la primera jornada del debate oral y público, los camaristas Pablo Laufer, Patricia Mallo y Luis Niño, hicieron lugar ayer al pedido de los abogados Hernán Carluccio y Bárbara Barlett, defensores del músico, y convocaron a los expertos habida cuenta de que en otro proceso penal "Pity" fue declarado inimputable.

En la víspera se leyeron las acusaciones contra Alvarez, acusado de "amenazas coactivas cometidas mediante el empleo de armas", entre otros delitos.

Alvarez se negó a brindar su declaración indagatoria, no obstante en el interrogatorio personal, el ex líder de "Viejas Locas" y de "Intoxicados", dijo que durante 2010 atravesó su "peor momento" ya que "no tenía problemas con la droga sino con la dependencia a ella".

Ante una pregunta del fiscal Oscar Ciruzzi, el cantante reconoció que la droga lo "activaba a trabajar más" e, incluso, a estar "dos días despierto", pero no le daba trascendencia a lo que
ocurriera con la gente, al tiempo que reconoció que en la actualidad está realizando con tratamiento voluntario de rehabilitación.

Alvarez está imputado por el hecho ocurrido el 3 de julio de 2010, en el interior del barrio Samoré, de Villa Lugano, cuando María Ester Niveiro; su hija, Ruth Ayelén Lupiano, y Johana Díaz se acercaron al músico para pedirle que les firmara autógrafos y se sacara fotos con ellas.

Ello molestó al imputado, que presuntamente amenazó a la mayor con un arma, le arrebató el teléfono y lo estrelló contra el suelo.

El segundo hecho por el que se acusa a "Pity" ocurrió el 19 de enero de 2012, cuando fue hallado por personal de la comisaría 48, en una plazoleta del mismo barrio, portando una pistola calibre 45 con la numeración limada, con cinco balas y sin la autorización legal.

Antes de disponer un cuarto intermedio hasta el próximo miércoles, los magistrados escucharon los testimonios de los policías Sebastián Fernández y Mariano Torchia, quienes brindaron precisiones sobre las detenciones del cantante en cada hecho que se le atribuye.

En julio de 2010, Fernández era subinspector en la comisaría 48, cuando fue derivado por el comando radioeléctrico al Barrio Samoré por el primer episodio y declaró que el músico "estaba consciente", aunque entendió que probablemente estuviese "bajo los efectos de un estupefaciente, por la forma de hablar, arrastraba las palabras".

Por su parte, el agente Torchia, en alusión al hecho de 2012, sostuvo que al llegar al Barrio vio a "un muchacho inconsciente, al que no se le veía la cara, que vestía unas calzas transparentes, a través de las cuales se observaba que portaba un arma en la cintura, por lo que dio aviso al 911".