"Nadie puede negar que hay violencia en la Argentina"

El presidente del Episcopado, José María Arancedo, respondió a las criticas que hizo el oficialismo al documento de la Iglesia sobre inseguridad . "La Iglesia no es opositora ni oficialista", dijo.
Domingo 11 de mayo de 2014
El presidente del Episcopado, José María Arancedo, respondió a las criticas que hizo el oficialismo al documento de la Iglesia sobre inseguridad al afirmar que "nadie puede negar que hay violencia en la Argentina" y sentenció que "la Iglesia no es opositora ni oficialista".

Luego que la Conferencia Episcopal dio a conocer un documento en que diagnostica que la Argentina "está enferma de violencia", el arzobispo de Santa Fe aseguró que el análisis "no es un ataque al Gobierno".

En tanto, tras las declaraciones de la presidenta Cristina Fernández, quien sostuvo que los que dicen que "hoy la Argentina es violenta" quieren reeditar "viejos enfrentamientos" vividos por el país en el pasado, Arancedo sostuvo que "las comparaciones son difíciles".

"Los obispos provienen de todos los rincones de la Argentina y el problema está presente en todo el país. Uno puede pensar que no es tan grave como aquello. Pero es grave", sentenció en una entrevista que publicó hoy el diario La Nación.

En este sentido, sostuvo que "al comparar, uno corre el peligro de no ver lo que hoy tenemos que ver" y pidió "hacer un intento para convivir en lo diverso".

Consultado sobre cómo llegó la Iglesia a este diagnóstico de un país "enfermo de violencia", Arancedo respondió que "al plantear los obispos las realidades sociales que están viviendo, surgió la preocupación por la violencia" a la que definió como "una enfermedad que se manifiesta de diversas maneras y debemos erradicar". E, indicó que entiende que la dirigencia política es consciente de la grave situación de inseguridad y violencia ya que, afirmó, "nadie puede negar que hay violencia", pero consideró que "lo malo es cuando se da un matiz político a los diagnósticos".

"No es un ataque al Gobierno. La Iglesia no es opositora ni oficialista. Se lo dije, incluso, a la Presidenta, con quien tuve conversaciones con mucho respeto", enfatizó el arzobispo.

Asimismo, aseguró que esta voz de alarma de la Iglesia ante la conflictividad social en la Argentina "no" puede impactar en la relación con el Gobierno y remarcó que la jefa de Estado "sabe que no hay una postura de oposición en la Iglesia" porque "no le corresponde a la Iglesia tener partidismos políticos".

Arancedo también adelantó que le van a hacer llegar el documento a la Presidenta, a través de la Secretaría de Culto, pero aclaró que "no" quedaron "en pedir una audiencia".

Sin embargo, el presidente del Episcopado expresó que "con mucho gusto volvería a ver" a la mandataria, al intentar bajarle el tono al polémica entre el Gobierno y la Iglesia tras el documento que se dio a conocer el pasado viernes.

Por otra parte, el arzobispo de Santa Fe alertó sobre el problema del narcotráfico y expresó que esta es una problemática que "no debe caer de la mesa política del país y del Gobierno" porque "es un tema que vino con ánimo de quedarse".