Cristina y Bachelet buscan relanzar la relación bilateral

El viaje es el primero que la mandataria trasandina realiza desde que reasumió el poder el 11 de marzo pasado. Lo tenía programado para el 15 de abril, pero debió suspenderlo por el incendio de Valparaíso.
Domingo 11 de mayo de 2014
La presidenta Cristina Kirchner recibirá mañana a su par chilena, Michelle Bachelet, quien desembarcará en Buenos Aires con la iniciativa de relanzar las relaciones bilaterales, en la nueva etapa que se abre tras iniciar recientemente su segunda mandato al frente del país trasandino.



En su primer viaje al exterior desde que asumió el cargo el 11 de marzo, Bachelet tiene previsto llegar al país a última hora de este domingo como parte de una visita de Estado que iniciará mañana con múltiples actividades, siendo la más importante su audiencia con Cristina Kirchner, quien la recibirá al mediodía en la Casa Rosada.



Allí mantendrán un encuentro privado y luego Bachelet será agasajada por la presidenta argentina con un almuerzo en el Museo del Bicentenario, ubicado en el subsuelo de la Casa de Gobierno.



Inicialmente, Bachelet tenía programado su viaje a la Argentina para el 15 de abril, pero debió suspenderlo debido al incendio que azotó a la ciudad de Valparaíso, que dejó un saldo de 15 muertos y miles de viviendas destruidas.



El viaje es el primero que la mandataria trasandina realiza desde que asumió el poder el 11 de marzo pasado y la Argentina vuelve a ser su destino inicial, tal como lo fue durante la gestión iniciada en 2006.



El objetivo de la reunión es empezar a revitalizar la relación política con Argentina, país que no estuvo en los primeros lugares de la agenda internacional del gobierno de Sebastián Piñera (2010-2014), quien puso énfasis en el aspecto económico de su país suscribiendo en 2012 la Alianza del Pacífico, un bloque comercial que incluye a México, Chile, Colombia y Perú.




Los temas más relevantes que tratarán las presidentas serán los vinculados a la conectividad terrestre entre ambas naciones, ya que los más de 5 mil kilómetros de frontera cuentan con escasos pasos binacionales.



"La señal que se da en este viaje es la prioridad que tiene el país vecino para nosotros en todo sentido, en la conectividad, relaciones económicas y la densidad de la relación", anticipó el canciller chileno Heraldo Muñoz.



La idea de las mandatarias es revivir el Tratado de Maipú que ambas firmaron en 2009, cuando Bachelet estaba al frente del Palacio de La Moneda, y que luego no tuvo demasiados avances cuando fue sucedida por Sebastián Piñera.



Entre los ejes centrales de ese acuerdo se encuentra la necesidad de poner en marcha el corredor bioceánico entre el Pacífico y el Atlántico, potenciar los proyectos de minería en la cordillera de Los Andes y agilizar las obras de infraestructura para flexibilizar la frontera común.



A propósito, el canciller chileno señaló que "el futuro es de mayor intensificación de las relaciones con los vecinos, con Argentina, por cierto", al marcar distancia con la gestión de Piñera, que no privilegió esa política internacional.



Medios trasandinos deslizaron que Bachelet podría incluir en el temario con su par argentina el caso del pedido de extradición del exguerrillero chileno Galvarino Sergio Apablaza Guerra, quien está acusado de realizar un atentado en 1991, en período democrático, contra el senador derechista Jaime Guzmán y desde hace años reside en Buenos Aires con el estatus de "refugiado político".



La relación entre los gobiernos de Kirchner y Piñera también estuvo marcada por la negativa de Argentina de extraditar a Apablaza, acusado en Chile por el asesinato en 1991 del influyente senador derechista Jaime Guzmán.



Esta decisión fue criticada por su partido, la ultraconservadora Unión democrática Independiente (UDI), que apoyó la presidencia de Piñera.



"Pese que no hubo coincidencia ideológica, siempre hubo una coincidencia en la política de Estado y exterior", sostuvo el embajador de la Argentina en Chile, Ginés González García, al Diario Financiero de Chile.



"Tuvimos una buena relación con la administración Piñera, y seguramente seguiremos construyendo la relación con la presidenta Bachelet a quien conocemos, queremos, admiramos y consideramos una muy buena amiga de la Argentina", declaró por su parte el canciller, Héctor Timerman, tras participar esta semana en Santiago de un encuentro del Foro de Cooperación Económica de Asia y el Pacífico (Apec).



Tras el almuerzo con Cristina Kirchner y sus ministros, Bachelet se trasladará a las 16.00 al Congreso, donde será recibida por legisladores y, luego, por integrantes de la Corte Suprema de Justicia en Tribunales.