El FMI recomienda otra vez un ajuste para América Latina

Aseguran que los subsidios al sector energético son "muy costosos" y "distorsionan la actividad económica".
Martes 13 de mayo de 2014
El Fondo Monetario Internacional (FMI) volvió a comparar hoy fiscalmente a la Argentina con el eje de países bolivarianos y le recomendó reducir el nivel de subsidios en el sector energético por ser "muy costosos" y porque "distorsionan la actividad económica".

Pese a la opinión contraria de las autoridades argentinas, la posición del organismo fue expresada por Dora Iakova, jefa de Estudios Regionales del Departamento del Hemisferio Sur, durante una presentación que se realizó en España.

La funcionaria apuntó al gasto en subsidios energéticos a los que los calificó como "muy costosos" y que "distorsionan la actividad económica".

El trabajo presentado por el FMI afirmó que los subsidios "pueden dar lugar a preocupaciones relacionadas con la sostenibilidad fiscal, sobre todo si los subsidios son por tiempo indefinido".

Añadió que "en muchos países son el principal factor detrás de los déficits fiscales y también suelen equivaler a una importante proporción de los ingresos tributarios, como en Argentina que son el 19 por ciento en 2013".

El FMI sostuvo que "si bien los subsidios gozan de aceptación entre el público, su cálculo social no está bien comprendido" porque entendió que "los subsidios a la energía no suelen estar bien focalizados".

El organismo señaló que los subsidios energéticos "pueden socavar el crecimiento, la eficiencia y la competitividad" y agregó que "la valoración errónea de precios tiende a estar asociada a una sub-inversión en energía".

"La eliminación de los subsidios suele ser una medida óptima pero típicamente muy difícil", dijo el FMI y aconsejó que su recorte "debe ir acompañada de una estrategia de comunicación orientada a generar respaldo".

En ese sentido, indicó que "la experiencia internacional destaca la importancia de eliminar los subsidios de manera pragmática; es decir, gradualmente y con medidas de mitigación bien focalizadas en los más vulnerables y los grupos más afectados por la reforma".

El ministro de Economía, Axel Kicillof había defendido ayer la política de subsidios que lleva adelante el gobierno nacional, al tiempo que rechazó su eliminación como herramienta de política antiinflacionaria.

"No es una política antiinflacionaria porque si las tarifas se multiplican por cinco o por diez van a crecer muchísimo los precios y se van a deteriorar los salarios", dijo.

El gobierno nacional considera que los subsidios energéticos son "mejoras indirectas en el salario" tal como lo expresó el viceministro de Economía, Emanuel Alvarez Agis en diálogo con periodistas la semana pasada.

En un análisis de la situación regional, el Fondo incluyó al país en una problemática similar a la Venezuela, Ecuador y Bolivia, países a los que les remarcó la necesidad de atender la situación fiscal.