CABALLITO

Violenta entradera: robaron tres departamentos

Los delincuentes ingresaron a las viviendas tras romper las puertas. El hecho ocurrió en Paysandú al 900.
Miércoles 14 de mayo de 2014
Un grupo de delincuentes saqueó tres departamentos de un mismo piso en un edificio del barrio porteño de Caballito cuando sus moradores no estaban, de donde se llevaron hasta juguetes y zapatos, informaron hoy fuentes policiales.

Los voceros dijeron que el robo ocurrió entre las 13 y 15 de ayer y precisaron que los ladrones ingresaron con una copia de la llave de la torre, situada en la calle Paysandú al 900, donde en el séptimo piso forzaron las puertas de las unidades A, B y D.

Los asaltantes tomaron todos los objetos de valor que encontraron y huyeron por el mismo lugar por el que habían entrado.

Poco después de que los moradores notaran el robo, tomó intervención la comisaría 50 y comenzó una investigación con el fin de identificar a los ladrones para su posterior detención.

"Se llevaron hasta los juguetes de mi hijo", dijo Débora, una de las víctimas, a quien también le robaron "dos computadoras grandes, la PlayStation, tres pares de zapatillas, más (artículos de) electrónica y plata, joyas".

Otra mujer asaltada, de nombre Romina, contó que llegó pasadas las 15 de trabajar y ya había policías "revisando el edificio", buscando a los ladrones, pero ya habían escapado.

"Estaban todos los cuartos revueltos, ropa tirada, faltaban cosas. Hay cuatro departamentos por piso, tres fueron violentados. Me llama muchísimo la atención que hayan subido directamente hasta el séptimo y al C (que está deshabitado) no lo tocaron", aseguró.

Además, Lidia, la última víctima, señaló con resignación: "No tengo idea quién fue, pero tampoco sospecho de nadie... Esto es normal en nuestras vidas, desgraciadamente".

Agregó que los delincuentes se llevaron "alhajas, equipos electrónicos, ropa, hasta zapatos... un montón de cosas".

El 6 de mayo, fue descubierto un hecho de similares características en un edificio de la calle Jorge Newbery al 2500, en el límite de los barrios porteños de Colegiales y Palermo, donde también fueron saqueados tres departamentos cuando sus moradores no estaban con motivo del fin de semana largo.