“La libertad de culto tendría que tener la vida como límite”

Daniela Angeli, abogada del padre de la testigo de Jehová que murió por no recibir una transfusión, explicó los detalles del caso en El Exprimidor.
Miércoles 14 de mayo de 2014
¿Cuáles son los detalles del caso?
Lo que yo quería dejar en claro es que nuestra indignación pasa por el retardo de justicia que se ha dado. Nosotros presentamos el amparo a la 1.40 de la madrugada, no pudimos ubicar al juez, esperamos durante toda la madrugada. A las 8 el juez tenía la causa en la mano y todavía no había resuelto. Nosotros apuntamos al retardo de la Justicia porque había peligro para una vida.

¿Pero el juez no rechazó el amparo?
Cuando sacó la resolución Bárbara ya estaba fallecida. Se expidió sobre el hecho consumado. Esa es nuestra indignación, el retardo de justicia de un juez de turno que tiene que tener su celular abierto.

¿El sabía que estaba muerta?
Cuando yo me dirijo al juzgado a la mañana le comunico que me retiro del juzgado porque la paciente había fallecido. Él dice que se expidió antes pero a nosotros no nos notificaron. No se tuvo en cuenta el peligro de la demora.

Bárbara había manifestado que no aceptaba transfusiones de sangre
Ella lo firmó cuando estaba sana. Es una situación difícil desde donde se lo mire. Nosotros queremos que se vuelva un caso testigo para que si hay casos similares se resuelva con la rapidez necesaria. Vamos a hacer una presentación en el Colegio de Abogados para que se expidan sobre el caso.

¿El juez puede fallar en contra de la voluntad de una persona que es Testigo de Jehová?
Si el daba lugar al amparo la chica estaría viva. La libertad de culto tendría que tener la vida como límite.