Prestadores de la salud advierten que mil empresas debieron cerrar

Más de mil empresas de atención ambulatoria de la salud desaparecieron en los últimos dos años, a raíz del "grave desfinanciamiento" que sufren los prestadores privados.
Martes 20 de mayo de 2014
Así lo advirtió el Consejo Nacional de Entidades de Salud (CONAES), que a la vez reclamó una "urgente" actualización de los aranceles por las prestaciones que las empresas que lo conforman ofrecen a obras sociales y empresas de medicina prepaga.

En conferencia de prensa, directivos de la entidad coincidieron en reclamar "soluciones urgentes" para el sector al Gobierno nacional, y anticiparon que, de no tener respuesta, realizarán una protesta con movilización por las calles del centro porteño.

El presidente de la Cámara de Instituciones de Diagnóstico Médico (CADIME) Guillermo Gómez Galizia, comentó que las cámaras y asociaciones que forman parte del CONAES "nos sentimos discriminados y excluidos" del sistema de salud.

El dirigente comentó que "no tenemos diálogo fluido con quien tendríamos que tenerlo, como el PAMI, la Superintendencia de Servicios de Salud. Por eso, pensamos en solicitar una audiencia directamente a la presidenta Cristina Kirchner".

"Nosotros apostamos al diálogo, pero ante su ausencia, pensamos una movilización con cien combis por las calles de la ciudad de Buenos Aires, con un gran acto, para empezar a instalar nuestra problemática en la sociedad", enfatizó Gómez Galizia, quien aclaró que, por el momento, esa protesta no tiene fecha.

Básicamente, el reclamo de los empresarios que conforman el CONAES es por los aranceles de las prestaciones, que -según indicaron- están desfasados en hasta un 50% de los costos salariales e insumos.

Incluso, esos aranceles se cobran con hasta 90 días de retraso "con débitos generalmente sin justificación alguna", denunciaron los empresarios.

"Esta situación ocurre pese a las importantes incrementos en la recaudación que han recibido los financiadores de la salud (seguridad social y medicina prepaga) a través de la suba de aportes y contribuciones, cuotas y derivación de fondos de la seguridad social a la medicina prepaga, que no vuelcan a la retribución de los prestadores del servicio de salud", alertó el Consejo Nacional.

Según la entidad, a eso se suma "una presión impositiva como si nuestras empresas (que son todas pymes) fueran una compañía comercial común".

Por ese motivo, advirtió que la situación "ha llevado a una brecha cada vez mayor de ingresos-egresos, sobrepasando las posibilidades de continuidad de las empresas".

El CONAES está conformado por la Asociación Argentina de Establecimientos Geriátricos (AAEG), la Asociación Argentina de Instituciones de Salud Mental (AISAME), la Cámara de Instituciones de Diagnóstico Médico (CADIME), la Cámara de Entidades
Prestadoras de Salud (CEPSAL) y la Confederación Argentina de Clínicas, Sanatorios y Hospitales (CONFECLISA).

En conjunto, todas entidades representan el 40% de los establecimientos de salud del país y dan trabajo a más de 700 mil personas de manera directa o indirecta, según cálculos del sector.