Le Pen: “Lo de inmigraciones se resuelve con ébola”

Candidato a revalidar una vez más su banca en la Eurocámara, el presidente de honor del ultraderechista Frente Nacional no dudó en exponer sus ideas radicales contra lo que denomina "explosión demográfica mundial"
Miércoles 21 de mayo de 2014
En plena campaña electoral por las elecciones europeas, el octogenario Jean-Marie Le Pen, fundador y presidente de honor del ultraderechista Frente Nacional (FN), protagonizó un nuevo derrape verbal al sostener que con el virus mortal de ebola se solucionaría el actual problema migratorio.

"Tres meses de ebola pueden arreglar la explosión demográfica" mundial y detener la "inmigración masiva", sostuvo Jean-Marie Le Pen en referencia al virus mortal que se propaga en algunos países africanos.

Candidato a revalidar una vez más su banca en la Eurocámara, Le Pen, de 86 años, no dudó en exponer sus ideas radicales contra lo que denomina "explosión demográfica mundial" ante un grupo de periodistas y políticos, antes de brindar un discurso en el Palacio de Europa, en Marsella.

"Mis ideas son radicales, incluso infecciosas. Monseñor Ebola puede arreglar todo en tres meses", lanzó Le Pen y subrayó el "riesgo de hundimiento" que pesa sobre Francia por "la inmigración y la pobreza en el mundo", que lleva a "un reemplazo de nuestra población".

En el mismo acto, Le Pen, condenado en Francia en una veintena de oportunidades por declaraciones racistas o antisemitas, profundizó su teoría de "inmigración masiva" y apuntó a la
comunidad musulmana.

"Este fenómeno de inmigración masiva se agrava en Francia por un hecho religioso: una gran parte de esos inmigrantes son musulmanes, una religión que tienen una vocación conquistadora y más fuerte se siente cuando es más numerosa", remarcó.

Eurodiputado desde 1984, Le Pen, quien participó como paracaidista en las guerras coloniales de Indochina y Argelia, rechazó que esta sea su última campaña electoral.

"Haré política hasta el final" y deslizó que en 2015 se presentaría en las elecciones regionales.

De su lado, la más joven de sus tres hijas, Marine Le Pen, también candidata a renovar su escaño y hoy líder del FN, calificó a Marsella de "ciudad de vanguardia", por ser la primera urbe grande en elegir a un alcalde del FN en las municipales de marzo pasado, quien gobierna el séptimo distrito, el más poblado de la segunda ciudad gala.

"Marsella es el símbolo de que Schengen (el tratado que impuso la libre circulación de personas dentro de la Unión) es un error, una falta, una monstruosidad", declaró antes de insistir en que el FN ganará las elecciones del domingo.

A cuatro días de la elección, la formación ultraderechista afianza su paulatino pero constante crecimiento al liderar todos los sondeos de intención de voto.

Según una encuesta de Ipsos-Steria, publicada ayer por el vespertino Le Monde, el FN, que promueve salir del euro y retomar el control de las fronteras, ostenta un 24% de intención de voto.

El sondeo pronosticó que los ultraderechistas serán escoltados por el principal partido opositor, la coalición conservadora Unión por un Movimiento Popular (UMP), con el 22%; y que el gobernante Partido Socialista (PS), con el 17,5%, volvería a sufrir un revés electoral dos meses después de su derrota en las municipales.

No obstante, contrariamente a su hija y a las encuestas, Jean-Marie Le Pen no cree que su partido logrará ganar por primera vez una elección en Francia.

"No vamos a ganar pero obtendremos un excelente resultado. Entre 15 y 20 diputados, será un suceso increíble en comparación con las tres bancas logradas en 2009", afirmó ante sus seguidores.