El dólar blue sigue imparable: alcanzó los 12,10 pesos

Este jueves se registró una nueva escalada en el valor de la moneda paralela. En apenas 6 días pasó de 10,95 pesos a los 12,10 con los que cerró para la venta en esta jornada. ¿Cuáles son los motivos por los que los argentinos huimos al dólar para ahorrar?¿Por qué no confiamos en nuestra moneda?
Jueves 22 de mayo de 2014
El dólar blue sigue con su escalada pronunciada de los últimos días. Este jueves la moneda paralela para la venta se ubicó en los 12,10 pesos, superando el índice que había alcanzado en el día miércoles.

La evolución en las últimas jornadas fue la siguiente: el 16/05 se alcanzó los 10,95; el 19/05 tocó los 11,10; el 20/05 se fue hasta 11,50 mientras que el 21/05 rompió la barrera de los 12.

En Canal 26 conversaron con Juan Curuchet, vicepresidente del Banco Ciudad, abogado y economista. Con el se intentó entender cómo es que los argentinos tenemos tanta locura por la moneda norteamericana.

¿Por qué en la Argentina tenemos tantos dólares distintos, blue, paralelo, sojero, de turista?

“Nos encanta destrozar el peso. No respetamos nuestra propia moneda. Acá el problema no es el dólar, sino que el peso no vale nada. Los argentinos no creemos en el peso y sucede porque hace décadas, sacando los períodos de estabilidad, el estado argentino siempre emite pesos a rabiar, aunque no sea lógico, y muchas veces, como hace 5 años, el Estado gasta más plata de lo que le ingresa. Eso se puede hacer, pero por un corto plazo. Si lo haces siempre eso se cubre con inflación ,emitiendo billetes sin respaldo, con un impuesto disimulado. Entonces los argentinos le huimos al peso, el que junta una cantidad de ahorro de 20 mil pesos sabe que tiene que comprar dólares o ladrillos. Ese es el chip, tengo 49 años y crecí con esto”.

Por supuesto que la confianza incide en estas situaciones, y no ayuda el accionar del Estado, que destruye la moneda, convirtiendo en lógica la escapada al ahorro en dólares. “Yo me acuerdo del corralito en 2001, que era abogado, algunos jueces estaban asombrados porque los pedidos eran por bajos montos y se tomaban el trabajo de averiguar quiénes eran, y se dieron cuenta que eran obreros que habían decidido refugiarse en el dólar, açún cuando veníamos de una Argentina con 10 años de estabilidad. Imaginate ahora, el que puede ahorrar unos mangos compra dólares en el mercado negro. Esto no se arregla rápidamente porque es un problema de confianza y esta se construye con los años”, detalló Curuchet.

¿Por qué no tenemos moneda fuerte? “Tiene que ser estable, más que fuerte. El problema está por el lado de los políticos argentinos que no quieren estar atados a la realidad. No quieren verse obligados a gastar aquello que se puede, sino aquello que quieren. Si quieren nombrar más gente, aumentar sueldos, o hacer más obras, no quieren tener límites. Tener una moneda sana es un límite para el gobernante. Es un nivel de inmadurez, los argentinos no asumimos los límites, las verdades. Esos límites es que uno no gasta lo que no tiene”.

Mirá el resto de la entrevista en el video adjunto a la nota.