Piden echar a nene de 12 años que fue armado a clase

Los padres están indignados y piden la expulsión del chico porque no quieren que se repita la masacre de Carmen de Patagones.
Jueves 22 de mayo de 2014
Un grupo de padres de alumnos de un colegio privado de la localidad de Munro piden a las autoridades la expulsión de un estudiante de 12 años que concurrió a clase con un arma de fuego que desenfundó en el aula ante sus 30 compañeros.

Si bien el cuerpo docente tomó intervención, los padres no fueron notificados y ahora temen que el hecho se vuelva a repetir.

"No queremos otra tragedia como la ocurrida en Carmen de Patagones", dijo uno de los denunciantes.

La polémica estalló en un colegio privado de la localidad bonaerense de Munro, donde esta semana un chico de 12 años exhibió delante de sus 30 compañeros de aula un arma de fuego, que derivó en la intervención del cuerpo docente.

Los padres del resto de los alumnos no fueron informados y tomaron conocimiento del episodio por casualidad, ya que uno de los chicos le sacó una foto al arma con su celular. Las familias hicieron la denuncia y ahora exigen que el chico sea expulsado porque tienen "miedo de que haga un desastre".

"A la escuela concurren diariamente 400 chicos, de entre 6 y 18 años. No queremos otra tragedia como la ocurrida en Carmen de Patagones. Este chico puede venir un día enojado y disparar a cualquiera. Yo tengo tres hijos que van a esta escuela. Los padres estamos con pánico de que pase lo peor, y por eso nos organizamos para impedir que ocurra un drama", dijo Marcelo Origoni, uno de los denunciantes, en diálogo con Diario Popular.

El episodio, de acuerdo a la denuncia de los padres, ocurrió el último lunes en el interior del aula de primer año del Colegio Stella Maris, de la localidad de Munro, en el partido de Vicente López.

"Lo que pasó fue que el docente a cargo del grupo se tuvo que ausentar unos 20 minutos, y en ese lapso los chicos se quedaron absolutamente solos, sin preceptor. Ahí fue cuando este chico comenzó a exhibir un arma de fuego. Todos los alumnos estuvieron bajo riesgo de ser baleados, encerrados con un niño armado. Es gravísimo lo que pasó", dijo Origoni.

Pero la historia continuó, porque los padres lograron saber que posteriormente al incidente, las autoridades de la escuela tomaron conocimiento y tuvieron una reunión con los alumnos de primer año.

"Les pidieron a los chicos que el caso no trascienda. Pero nosotros nos enteramos después, un poco de casualidad, porque uno de los alumnos había sacado una fotografía con su celular y comenzó a correr entre las familias. Todos los padres nos conectamos por WhatsApp", explicó el hombre.

"Luego, pedimos una reunión con la directora. Nos enteramos que el padrastro de este chico es efectivo policial, pero el arma que llevó a la escuela no es la reglamentaria. La madre del chico quiso tapar todo diciendo que en realidad había llevado un magiclick pintado de negro, pero la foto es contundente. Las autoridades dicen que no pueden hacer nada, pero nosotros queremos que expulsen al chico. Ya hicimos la denuncia en la comisaría de la zona y en el Consejo Escolar de Vicente López", dijo Origoni.