"The Economist" anticipa “sacudida” cambiaria argentina

Quienes ya publicaron una polémica tapa con la foto de Lionel Messi vaticinan un oscuro panorama económico para el país y cuestionó como la Casa Rosada maneja “sus problemas más profundos”.
Jueves 22 de mayo de 2014
La revista británica pronosticó una fuerte devaluación en los próximos meses y cuestionó las políticas "parches" que se aplican desde el gobierno para tapar los problemas de fondo

Según publica el diario “Hoy”, la reconocida revista británica “The Economist” volvió a dedicarle ayer una nota a la situación económica de la Argentina, en la que vaticinó un oscuro panorama económico para el país y cuestionó como la Casa Rosada maneja “sus problemas más profundos”.

"Pregúntele a un economista argentino que resuma la estrategia económica de su gobierno en una sola palabra y «emparchando» es probable que sea su respuesta. En lugar de atacar sus problemas más formidables, el gobierno argentino se enfoca en eliminar sus síntomas", comienza el artículo del medio británico.

El artículo periodístico, titulado "¿Fin de la pax cambiaria?", señala que "lo que el gobierno intenta hacer en los próximos meses no está claro”. "Se podría devaluar un poco cada mes, a la orden de un 2%, remendando la pérdida de competitividad por la inflación con una caída de compensación del tipo de cambio. O podría intentar una vez más mantener el peso estable, como un ancla contra la inflación. De cualquier manera, se espera una sacudida a la baja más dramática eventualmente", detallan en el escrito.

"Pero los parches han comenzado a deshilacharse nuevo", sostienen. "En los últimos días Carlos Fábrega, el jefe del BCRA, ha permitido que el peso comience a debilitarse, en alrededor de 0.5%. Esto puede no parecer mucho, pero el peso era ocho veces más volátil la semana pasada que durante todo el mes de abril", explica la nota.

"En un intento de revitalizar la anémica economía argentina, el señor Fábrega ha estado reduciendo las tasas de interés de nuevo, desde el 28,9% en marzo al 26,9%, una tasa muy por debajo de la inflación", describen.

"Combinen las expectativas inflacionarias, las reservas estancadas y la última liberación del tipo de cambio, y los argentinos están comprensiblemente asustados por la reciente caída", continúa The Economist.