Carta papal: "La Nunciatura debe explicarlo"

Jueves 22 de mayo de 2014
El secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, afirmó que la supuesta carta del papa Francisco a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner llegó por medio del "trámite normal y habitual", al asegurar que no se hacen "conjeturas" sobre lo ocurrido y que no se sabe "lo que ocurrió y por qué el Vaticano dice que la carta es falsa".

"Tiene el papel habitual de la Nunciatura y todas las características de otras cartas que hemos recibido de la Nunciatura", declaró Parrilli.

Y agregó: "Como era una felicitación a todo el pueblo argentino, la presidenta (Cristina Fernández de Kirchner) entendió que había que darla a conocer".

La aclaración del Gobierno llegó también a través del secretario de Culto, Guillermo Oliveri.

Oliveri relató que "ayer a las 10, 10.30 de la mañana, llegó una carta con la persona que habitualmente entrega la correspondencia de la Nunciatura en la Secretaría y fue entregada a una persona que además firmó un acuse de recibo de una nota verbal donde nos adjuntaban un sobre cerrado dirigido a la Presidenta".

"La carta salió de la Nunciatura", dijo y señaló que la secretaria de esa dependencia eclesiática lo confirmó.

Los funcionarios presentaron el sobre con la carta y la nota verbal que lleva el número 6800/14 e insistieron en los detalles del procedimiento habitual para recibir documentos y mensajes del Papa y la Santa Sede.

Parrilli precisó que llevó el sobre cerrado a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y que ésta le dijo: "Abrilo y leela".

“La carta llegó como todas las cartas llegan de Su Santidad y no había ningún motivo para dudar”, sentenció Parrilli y ante la consulta sobre qué hipótesis maneja el Gobierno sobre el episodio,
aclaró que “nosotros no hacemos ninguna conjetura ni ninguna hipótesis”.

"No sabemos lo que ocurrió y por qué el Vaticano dice que la carta es falsa", agregó.

El vocero del Vaticano, Guillermo Karcher, manifestó esta tarde en diálogo telefónico que "es un artista el que hizo este collage, uno se queda sorprendido, nunca ocurrió algo así".

La carta incurre en una falta de letra -"argentino" en lugar de "argentinos"-, tutea a la presidenta y está fechada el 15 de mayo, una semana después de haber sido supuestamente expedida desde el Vaticano.