Piden la preventiva para acusado de la masacre de Merlo

Cristian Leonardo Ledesma Méndez está acusado de matar a su ex pareja, a los seis hijos de ésta -uno de ellos también suyo- y al actual marido, al provocar intencionalmente un incendio en su casa.
Viernes 23 de mayo de 2014
Un fiscal de Morón solicitó la prisión preventiva de Cristian Leonardo Ledesma Méndez, acusado de matar a su ex pareja, a los seis hijos de ésta -uno de ellos también suyo- y al actual marido, al provocar intencionalmente un incendio en su casa de Merlo el 8 de este mes, se informó hoy.

El abogado de la familia de las víctimas, Jorge Bellido, reveló hoy a Télam que el fiscal Sergio Di Leo pidió la prisión preventiva de Méndez por los ocho homicidios, al juez de Garantías 4 de Morón, Alfredo Meade, quien deberá resolverla en los próximos días.

La imputación que pesa sobre el acusado es por "homicidio agravado, por haberse cometido con un medio idóneo para causar un peligro común y por resultar la víctima mujer, cometido por violencia de género, y homicidio agravado por el medio idóneo para causar un peligro común reiterado con pluralidad de víctimas, todos ellos en concurso real entre sí".

"Memo" Ledesma Méndez (30) fue detenido el 9 de este mes cuando se hallaba escondido en la casa de su abuela, en la localidad bonaerense de Villa Domínico, ya que sobre él pesaba un pedido de captura nacional e internacional a raíz de la denominada "masacre de Merlo".

Desde entonces, el acusado está alojado en la unidad carcelaria 46 de José León Suárez, en el partido de San Martín, donde fue sometido a pericias psiquiátricas y psicológicas para determinar si es o no imputable, ya que estuvo internado en neuropsiquiátricos.

Fuentes judiciales informaron que la semana próxima, el acusado será sometido a nuevos peritajes de ese tipo a pedido del fiscal y del querellante.

El primer psiquiatra policial que lo evaluó tras su arresto aconsejó tenerlo medicado debido a que lo vio con algún tipo de desequilibrio.

Al ser indagado, "Memo" admitió que tenía una "relación conflictiva" con su ex mujer, se negó a declarar sobre si tuvo vinculación con los homicidios y hasta le pidió al fiscal ver a un pastor evangelista.

Días después del hecho, peritos que trabajan en la pesquisa confirmaron que dentro de la casa que se incendió y en la que murieron las ocho víctimas hallaron una botella con líquido inflamable que ayudó a propagar el fuego.

Se trata de un envase plástico de gaseosa, de 600 centímetros cúbicos, que los peritos encontraron semiderretido dentro de la escena del crimen, en el barrio El Pericón, del Merlo.

La principal hipótesis de los investigadores es que esa botella fue arrojada encendida por el ventiluz de la vivienda -la única abertura que tenía la casa-, como una bomba incendiaria.

La masacre fue cometida el jueves 8 de mayo último en una precaria vivienda de siete por cuatro metros ubicada en las calles Iwanowski y Larsen, cuando cerca de la 1 de la mañana la casa comenzó a incendiarse.

Allí murieron la exmujer del detenido, María Karina Flamenco (38), su actual pareja, Gastón Olivera (31), y sus seis hijos: Yael (13), Briana (11), Sakira (10), Alejo (6), Nayla (5) e Ian (4), el
único del que el detenido era padre.

Según el resultado de las autopsias, toda la familia murió por inhalación de monóxido de carbono y los peritajes establecieron que el fuego se inició en una cama cucheta, y como ésta estaba pegada al único ventiluz de la vivienda.

"Memo" Ledesma Méndez fue mencionado desde el inicio de la investigación como sospechoso, ya que según declararon familiares y vecinos de las víctimas vivía acosando y amenazando a su ex mujer por haber vuelto a convivir con Olivera.

La mujer había denunciado varias veces por maltrato y amenazas al ahora detenido -la última vez el 7 de marzo en la comisaría de la localidad de Parque San Martín-, y le temía tanto que había tapado con cemento las aberturas y cerraba su casa con candado.