Argentina advierte a Corte de EE.UU. que un fallo adverso crea "riesgo de default"

Miércoles 28 de mayo de 2014
Los abogados de Argentina presentaron un escrito ante la Corte Suprema de Estados Unidos para que interceda en el juicio contra los fondos NML Capital y Aurelius por la deuda que no fue reestructurada.

El máximo tribunal deberá decidir el 12 de junio si toma el caso, si lo rechaza o si pide la opinión del gobierno de Barack Obama. Nuestro país advirtió que una ratificación del fallo adverso de primera instancia, dictado por el juez Thomas Griesa, nos llevaría a un “serio riesgo de default”.

Griesa sentenció a Argentina a pagar los 1500 millones de dólares que reclaman los holdouts sin ninguna quita. El la secesión de pagos se produciría porque los pagos regulares quedarían embargados para cubrir los de los fondos buitre.

La postura nacional, presentada por los abogados Paul Clement (contratado especialmente para litigar en la Corte Suprema) y los letrados del estudio Cleary Gottlieb, se basa en tres puntos. Primero alertaron sobre los peligros que la ratificación del fallo conllevaría para el país. Luego intentaron refutar el argumento de que Argentina no cumplirá una sentencia en su contra, tal como aseveraron los representantes de los holdouts a partir de declaraciones de la presidenta Cristina Fernández y los abogados. Por último, insistieron en que el fallo contradice la Ley de Inmunidad Soberana (FSIA, en inglés) y que pone en riesgo futuras reestructuraciones en el mundo.

Si la Corte no toma el caso, las sentencias quedarán firmes el 12 de junio. Si lo toma o pide opinión al Procurador General de Estados Unidos antes de emitir opinión, la Argentina habrá ganado tiempo y la definición se estiraría unos meses.