Macri en A Fuego Lento: "No hay futuro sin diálogo"

Jueves 29 de mayo de 2014
“¿Cuál es el país que se viene?” - le preguntó Clara Mariño al Jefe de Gobierno porteño Mauricio Macri.

“La Argentina que viene tiene que ver el mensaje del cardenal Poli, con el mensaje que baja Francisco, que es la cultura del diálogo. Yo creo que si nos convencemos que llegó la hora de apostar por nosotros mismos y no volver a confiar nuestro futuro a los mismos que nos han gobernado en los últimos treinta años, y que han prometido de todo y han cumplido muy poco, y apostamos a un cambio en serio que es lo que proponemos nosotros, para mi el hecho central de mi gobierno va a ser el diálogo”.

“También es positivo que ahora tengamos un mínimo diálogo (con el gobierno nacional) como tenemos hoy frente a cero comunicación como tuvimos en los últimos 6 años de mi gobierno, no por decisión nuestra, pero en ese momento era una consigna muy rígida del kirchnerismo de no dialogar con el que piensa distinto. Eso se rompió y permitió que la semana que viene seguramente inauguremos la Illia con la presidenta después de años de conflicto”.

“¿Cambió, o tal vez se acerca porque 'Mauricio me conviene'”? - preguntó Eduardo Serenellini.

“No puedo adivinar, pasó mucho tiempo, pero yo trato de mirar hacia adelante y apostar a que realmente algo hicimos y festejar lo poco que conseguimos que realmente lleva a que sea noticia y genere especulaciones que yo hablo ahora de vez en cuando con la Presidenta. Yo les garantizo que en mi presidencia no va a ser noticia que hable con un gobernador o intendente porque nosotros tenemos claro que pasada la elección mi enemigo no es el que me enfrenta como adversario político o que piensa distinto. Mi enemigo es el narcotráfico, la inseguridad, la inflación, la falta de infraestructura, el no conseguir una educación pública de calidad para todos”.

“Algunos dicen que quizá busca ser Bachelet y Macri que sea Piñera”.

“Esas son especulaciones que seguramente deben pasar por la cabeza de varios del gobierno, pero no pasa por ahí, pasa por saber, como marca la Iglesia, que no hay futuro sin diálogo”.