Joven denunció brutal paliza de mujer "patovica"

Viernes 30 de mayo de 2014
"Soy un monstruo" escribió María Inés Moreira en su cuenta de Facebook acompañando la denuncia con imágenes donde se ve su rostro desfigurado por la salvaje agresión de una "patovica" del local bailable "Sopranos" de Pilar.

La joven de 31 años denunció que fue brutalmente golpeada en el interior de una discoteca de la localidad bonaerense de Pilar por una mujer "patovica", que la redujo tomándola de los pelos y le aplicó patadas y golpes de puño, para luego impactarle la cara contra el suelo, provocándole traumatismos.

"Nunca más voy a tener el rostro como antes. Soy un monstruo", escribió la damnificada en su perfil de la red social Facebook, donde también publicó imágenes donde se observan las secuelas de la agresión.

De acuerdo con lo que denunció María Inés Moreira, fue atacada por una empleada de seguridad del local bailable "Sopranos", ubicado sobre calle Estanislao López esquina Rivadavia, en el centro de Pilar.

Según da cuenta hoy el Diario Popular, todo comenzó cerca de las 3.30 del sábado, cuando María Inés, que había ido a bailar con amigas, se dirigió al baño del local bailable.

"Estábamos con un par de amigas. Ahí acompañé al baño a Viviana, una de las chicas. Y vi que la patovica me seguía para todos lados. Cuando estaba saliendo del baño, veo que esta mujer me esperaba en el ingreso. Hasta que agarra la puerta con violencia, y me agarra del cuello", relató la damnificada.

"En un momento estaba en la pista, y empiezo a sentir golpes en la cara. Yo sentía mareos. Después esta persona agarra desde atrás, de los brazos. Y acto seguido me tira al piso con fuerza.

Ahí me di toda la cara con el suelo", explicó María Inés, que decidió dar a conocer el suceso desde su perfil de Facebook, donde
incluso publicó imágenes de su rostro lesionado.

Jorgelina, hermana de la mujer atacada, indicó que "no es la primera vez que lo hacen, cuando uno entra al baño esperan unos segundos y empiezan a golpear la puerta para que las chicas se apuren".

"Como mi hermana no salió al instante, la patovica entró al baño y la sacó de los pelos, la tiró al piso y le desfiguró la cara dándole golpes y patadas", relató, para agregar que a un amigo le pasó algo similar, con un guardia varón, quien también lo golpeó, pero en este caso semanas atrás.

"Fuimos a hablar con el responsable de la seguridad y el dueño y nos pidieron pruebas, ya que esta mujer dice que no la golpeó, sino que mi hermana se lastimó sola al caer afuera del boliche cuando la sacaban. Le pedí las grabaciones de las cámaras que dicen que hay en el interior, para demostrar que decimos la verdad".