"Si pagábamos todo junto, dejábamos una catástrofe al próximo gobierno"

Lunes 2 de junio de 2014

El ministro de Economía, Axel Kicillof, aseguró hoy que la Argentina acordó un plan de pagos de cinco años con el Club de París porque si pagaba el pasivo en default al contado, la administración actual le iba a dejar "una catástrofe al próximo Gobierno".

El funcionario salió una vez más a defender el reciente entendimiento con el grupo de países que conforman el Club de París para que la Argentina les abone unos 9.700 millones de dólares que no fueron reestructurados y datan de un pasivo de más de 30 años.

Al cuestionar a quienes critican el acuerdo, el ministro fue tajante: "Si nosotros hubiéramos pagado toda esta deuda junta, la situación que le hubiéramos dejado al Gobierno que viene sería de catástrofe".

El funcionario dijo en declaraciones a radio Provincia que lo "arduo" de la negociación con los acreedores estuvo dado por la posición argentina de acordar un plan de pagos dentro de los parámetros en los cuales el país viene negociando toda la deuda en default desde la presidencia de Néstor Kirchner, en 2003.

"Tiene que ver con factores de independencia económica y sostenibilidad. Nosotros tenemos determinado un perfil de vencimientos que hemos renegociado para que el cronograma de pago no genere demasiadas cargas en los próximos años", dijo Kicillof en declaraciones a Radio Provincia.

Recordó que los acreedores que conforman el Club de París esperaban un pago en efectivo, porque tienen sistemas estrictos de cobro, lo cuales no contemplan quita de intereses y tampoco
refinanciación sin la participación del Fondo Monetario Internacional.

"Como estábamos afuera de los parámetros normales (del Club de París) se generó una novedad y un precedente para otros países que tengan que rearmar su relación con el mundo", consideró el
ministro de Economía.

Indicó que el pago "era importante hacerlo pero de una manera que no nos cercene la posibilidad de seguir creciendo. La verdad es que fuimos a pagar una deuda que está documentada y que no
pagarla traía consecuencias".

"Nos llena de orgullo, gratitud y de esperanza que Argentina tenga la capacidad de plantarse ante el mundo para cumplir sus compromisos pero hacerlo sin comprometer su futuro y su presente", señaló.