Cada vez más pobres en la capital más rica del país

Hay 860.000 porteños que viven por debajo de la línea de pobreza. Se trata del 28,4% de la población. Un 5,6% no puede costear la canasta de alimentos o de indigencia.
Miércoles 4 de junio de 2014
Unas estadísticas realizadas en Capital Federal asegura que unos 860.000 porteños, el 28,4% de los que viven en la Ciudad de Buenos Aires, tienen ingresos inferiores al costo de la canasta total que determina la línea de pobreza. Incluso, del total, unos 170.000 o el 5,6% directamente no pueden costear la canasta de alimentos o de indigencia. Lo sorprendente, es que estos datos se dan en uno de los distritos más ricos del país.

Las cifras oficiales pertenecen a la Dirección de Estadísticas y Censos de la Ciudad y corresponden a los valores de 2013. Por eso, el informe señala que “a partir de la devaluación de enero de 2014 es esperable un incremento de la cantidad de hogares y de personas con insuficiencia de ingresos para este año”.

Si esos son los números porteños, en el Gran Buenos Aires o en las provincias del Norte los índices de indigencia y pobreza son muy superiores y confirman las mediciones alternativas que ubican la pobreza por encima del 30% a nivel nacional.

La Dirección porteña relacionó los ingresos de las personas y familias con el costo de las canastas de consumo que se diseñaron con “el método de las necesidades básicas generalmente utilizado para estimar las líneas de pobreza” y “siguiendo el criterio de que a igual contribución nutricional se escogió el producto de menor costo”.

Dichas canastas reemplazaron a las del INDEC que a partir de 2007 estuvieron manipuladas y que desde enero de este año, directamente el Gobierno dejó de difundir por lo que oficialmente Argentina no tiene medición ni de indigencia ni de pobreza.

Las canastas de consumo porteñas tienen diferentes valores según la estructura familiar. Así, a abril último, un matrimonio con dos hijos menores inquilinos de la vivienda necesitaba $ 10.454 para llegar a fin de mes, de los cuales 3.884 pesos cubrían la parte alimenticia. Si fuese propietario de la vivienda, la canasta disminuía a 8.484 pesos. Y sin hijos, el matrimonio requería de $ 4.241.

En los últimos 12 meses a abril, por la mayor inflación, la canasta alimenticia tuvo un alza del 43,7%.

Comparado con 2012, la pobreza porteña bajó del 30,9 al 28,4% y la indigencia del 7,8 al 5,6%. Se debió a que hubo aumentos de salarios que compensaron la inflación, en tanto las prestaciones por jubilación o Asignación Universal por Hijo fueron superiores, y eso ayudó a reducir en especial los niveles de indigencia. También porque “las subas en el transporte se empezaron a efectivizar recién a finales de 2013 y tuvieron efecto pleno en 2014”. Y “el aumento en el valor de los alquileres estuvo, en términos generales, por debajo de la inflación”. A su vez, desde comienzos de este año, hay “fuertes subas en alimentos, transportes y servicios públicos” que están impactando en las cifras de pobreza e indigencia de 2014.