CORTE TOTAL DE PANAMERICANA EN GARÍN: HALLAN DOS GRANADAS DEBAJO DE UN PUENTE

Peñarol salió campeón tras vencer a Regatas

Viernes 6 de junio de 2014
Peñarol de Mar del Plata se consagró anoche campeón de la Liga Nacional de Básquetbol (LNB), al derrotar a Regatas Corrientes, por 88-73, con un mágico Facundo Campazzo, figura excepcional de la jornada.

De este modo, el conjunto marplatense recuperó el cetro que había perdido la temporada pasada (donde fue campeón Regatas) y conquistó el quinto título de su historia (los anteriores se dieron en 1993-1994, 2009-2010, 2010-2011 y 2011-2012).

La serie terminó 4-2 a favor de los dirigidos por Fernando `Tulo` Rivero en un Polideportivo Islas Malvinas repleto, con más de 8 mil hinchas `milrayitas` en las tribunas.

En lo que seguramente habrá sido su último encuentro en la LNB, el crack Campazzo (con pronto destino Europa o porqué no NBA) se despidió a lo grande: 33 puntos (23 en el último cuarto), 5 asistencias y 3 robos.

Además, el ala pivote y capitán Leonardo Gutiérrez estableció un récord: sumó su décimo título a nivel nacional y consiguió el triple número 102 en finales, superando la marca que mantenía vigente Marcelo Milanesio (Atenas) con 101.

El quinteto local sacó rápido provecho de la notable conducción de Campazzo (7 puntos) y se puso 12-7 arriba en el tramo inicial.

Pero el conjunto correntino apostó a pasarse la bola, a pesar de la prematura salida por infracciones (3) de Fernando Martina, mejoró la puntería desde afuera (dos triples de Quinteros) y con un tiro a distancia del puertorriqueño Ricky Sánchez (5) pasó al frente por primera vez (17-16), cuando quedaban 2m. 30s.

Sin embargo, en el tramo de cierre, el elenco marplatense diseñó un parcial 8-0, con un muy buen pasaje del interno reserva Gabriel Fernández (3 puntos, 2 rebotes, un robo) para terminar 24-19 en los primeros 10 minutos.

En el segundo capítulo, las defensas se endurecieron y a los dos les costó anotar. Pero más a Regatas que pagó caro precio por un discreto 36 por ciento (9-25) en tiros de cancha.

Así, con las contribuciones de los suplentes (17 puntos) más la generosa prestación de Boccia (6 en el parcial), el quinteto local sacó la máxima 43-25, que se redujo enseguida a 44-29, marcador con el que se cerró la primera etapa.

Un fulgurante arranque de tercer cuarto le garantizó al `Milrayita` una diferencia de 20 (49-29), con un triple (primera conversión de la noche) del emblema Leonardo Gutiérrez.

Un buen rato de Hopson asistiendo para Martina o Romano (5) en el poste bajo le permitió al `Fantasma` recortar a 14 (51-37), cuando restaban 6 minutos. Los dirigidos por Casalánguida seguían con esperanzas, pero no arremetían y daban el zarpazo para acercarse.

Los dos equipos mermaron en el rendimiento y, así, la mano de Boccia (6) se erigió en la clave que posibilitó el distanciamiento: 61-43, al término del tercer segmento.

En menos de un minuto, el visitante se ilusionó con el repunte: metió un parcial 5-0 y quedó abajo por trece (61-48).

Entonces, el as de espadas entró en acción, encestó 12 puntos en fila y le dio aire a Peñarol (73-59), mientras del otro costado el entrerriano Quinteros (11) contestaba con `bombas` también.

Pero una infracción (la quinta) y un técnico al banco de Regatas le permitieron a Peñarol consolidar la ventaja, concretar la victoria, dominar la serie y festejar el título. Todo con Campazzo como símbolo de la consagración.