Ola de ataques de los "rompepuertas" sigue: ahora, Hudson

Esta temida modalidad se está propagando a distintas zonas del sur bonaerense. En todos los casos, los delincuentes encapuchados y armadas erriban la puerta a patadas y saquean las viviendas.
Viernes 6 de junio de 2014
Numerosos vecinos de la localidad bonaerense de Hudson, partido de Berazategui, aseguraron estar aterrados por el creciente número de ataques en la modalidad "rompepuertas" llevados a cabo por delincuentes disfrazados de policías.

Esta temida modalidad se está propagando a distintas zonas del sur bonaerense y ahora son los vecinos de Hudson quienes ya denunciaron, en las últimas dos semanas, más de una docena de saqueos a viviendas efectuados por falsos policías.

Días atrás, el Diario Popular ya había dado cuenta de esta nueva modalidad delictiva que hizo estragos en numerosas viviendas del partido de Quilmes, al sur del Gran Buenos Aires.

En todos los casos, los delincuentes, encapuchados con pasamontañas y portando ametralladoras, escopetas y pistolas 9 milímetros, derriban la puerta a patadas y saquean las viviendas llevándose todo lo que pueden cargar.

En Hudson, donde ahora se conocen más de una docena de nuevos casos de "rompepuertas", la gran mayoría de las víctimas fueron asaltadas entre las 21.00 y las 22.00 y, según denunciaron, siempre "son tres tipos encapuchados con armas de las que comúnmente usa la policía, porque -explican- cualquier delincuente que anda por la calle no anda con una ametralladora encima".

"Estábamos listos para cenar con mi mujer y los chicos cuando de pronto sentimos un fuerte estruendo, como si hubiera explotado la puerta", contó uno de los asaltados.

"Entraron tres tipos con la cara cubierta y nos amenazaron con matarnos si no les dábamos lo que querían. Se llevaron plata y dos computadoras portátiles".

Fuentes policiales revelaron que también hubo casos donde los delincuentes copiaron esta modalidad pero a la luz del día, alrededor de las 16.00, arrasando también con todo lo que pudieron.

"Por acá todos están aterrados", disparó una vecina que fue víctima de uno de estos robos en las últimas semanas y pidió que no la identificaran "ni siquiera por mi nombre de pila", ya que teme "que los delincuentes en realidad sean policías que aprovechan para cometer este tipo de delitos cuando la zona está liberada".

Desde la comisaría Cuarta de Berazategui, en tanto, nadie supo explicarles a los damnificados por el libre accionar de estos delincuentes armados hasta los dientes que se mueven con tanta impunidad por la zona sembrando el terror entre sus habitantes.

Semanas atrás y en apenas 24 horas, varias viviendas de Quilmes fueron asaltadas por delincuentes disfrazados de policías que lograron ingresar a las propiedades como "rompepuertas", lo que provocó la indignación de los vecinos.

Los asaltantes destruyeron la puerta de ingreso, como se acostumbra en los allanamientos que llevan a cabo las fuerzas de seguridad.

Las sospechas de complicidad ya se viralizaron entre los vecinos -en Quilmes y Hudson- y en ambos casos todos están convencidos de que "la zona está liberada".

"Me tiraron la puerta abajo", lamentó un comerciante que fue
víctima de este accionar. "Empezaron a exigirme plata y, para amedrentarme, uno de ellos me levantó del suelo y me golpeó con la culata del revólver en la cabeza".

Coincidió que los miembros de la banda usaban pasamontañas, chalecos y guantes similares a los de la Policía Bonaerense.