Un video muestra el intento de linchamiento que sufrió el automovilista que atropelló a dos nenes y mató a uno de ellos

Silvio Díaz, de 39 años, circulaba ebrio y a 100 km por hora cuando chocó a un auto estacionado, volcó y embistió a dos hermanitos que iban al colegio. Al ser rescatado de su vehículo por la policía, los vecinos intentaron lincharlo y todo quedó registrado en este video que circula por las redes sociales.
Viernes 6 de junio de 2014

Un video que circula en las redes sociales registra el momento en que los vecinos increpan al conductor ebrio que atropelló a dos nenes y mató a uno de ellos, de 6 años, frente a la Escuela del Centenario, en Paraná.

Como Silvio Díaz, el conductor del Volkswagen Voyage, estaba alcoholizado al momento de circular a alta velocidad por esa concurrida cuadra despertó la ira de los transeúntes que estaban en el lugar en el momento del hecho.

Así se puede ver el momento en que Díaz es retirado del auto y un grupo de personas muy enojadas intenta lincharlo.

Resguardado por agentes policiales y retirado de la escena en una ambulancia, el conductor fue llevado al hospital San Martín, y más tarde a la Alcaidía de los tribunales.

La víctima estaba con su hermano de 10, que se encuentra grave, cuando un conductor con antecedentes de alta velocidad, chocó con otro auto y los atropelló en la puerta del colegio.

Fuentes policiales dijeron a Télam que el automovilista, identificado como Silvio Díaz (39), circulaba aparentemente a unos 100 kilómetros por hora y violando semáforos en rojo, por lo que los inspectores municipales que estaban en las esquinas de la escuela no lograron detenerlo antes de que atropellara a los niños.

Según contaron testigos a la policía, el conductor de un Volkswagen Voyage plateado, patente MHZ980, que se trasladaba a elevada velocidad intentó esquivar a otro auto que salía de una cochera y atropelló a los hermanos, que esperaban a cruzar la calle para entrar a la escuela.

Tras embestir a los niños, el auto chocó contra un auto estacionado y volcó.

Los niños quedaron tendidos en el asfalto, mientras que el conductor bajó del vehículo -aparentemente sin lesiones de consideración-, momento en que padres y transeúntes comenzaron a insultarlo e intentaron lincharlo, dijeron las fuentes.

Tras la llegada de un equipo de emergencias, los niños atropellados fueron trasladados al hospital San Roque, donde fuentes sanitarias informaron a Télam que el de seis años llegó muerto como consecuencia de la gravedad de las lesiones que presentaba.

Su hermano mayor, en tanto, quedó internado en grave estado y esta mañana recibía asistencia médica.

Díaz, por su parte, fue introducido en su propio auto por la policía para evitar que lo lincharan y luego fue llevado al hospital de la zona para evaluar su estado de salud.

La jueza de Instrucción que se hizo cargo de la causa, Marina Barbagelata, informó que el conductor fue trasladado al Hospital San Martín, donde se le realizará un dosaje de sangre para determinar si manejaba alcoholizado o bajo el efecto de alguna otra sustancia.

"El auto iba a una velocidad excesiva, especialmente teniendo en cuenta que pasaba por el frente de una escuela. El conductor se encuentra en el hospital San Martín y una vez que se le de el alta será trasladado a la Alcaidía", adelantó la magistrada.

Por su parte, el subjefe de la Policía Departamental de Paraná, comisario Guillermo Rondán, confirmó que el automovilista "tuvo que ser custodiado por la policía debido a que la gente que estaba en el lugar quiso lincharlo".

También añadió que "peritos de Accidentología Vial trabajan para determinar la velocidad a la que circulaba el automóvil".

Voceros de la pesquisa dijeron a Télam que por las huellas de las frenadas que quedaron en el lugar, el automovilista circulaba a al menos 100 kilómetros por hora.

Además, informaron que Díaz es propietario de una agencia de autos usados y registra otros accidentes automovilísticos, uno de ellos ocurrido hace algunos años, en el que resultó gravemente lesionado.