Semana clave para el juicio entre los holdouts y el país

Domingo 8 de junio de 2014
La Corte Suprema de los Estados Unidos definirá el jueves si acepta tomar el juicio entre la Argentina y los acreedores que no aceptaron entrar a los canjes de deuda (holdouts) realizado en 2005 y 2010, si lo rechaza y deja en firme un fallo adverso al país o si pide la opinión del gobierno norteamericano.

Una comitiva de diputados y senadores kirchneristas y de la oposición viajará esta noche a Washington, Estados Unidos, para reunirse con legisladores norteamericanos para respaldar la posición argentina, a la espera de la resolución del máximo tribunal. Un fallo del juez de Nueva York Thomas Griesa condenó al país a pagar 1.300 millones de dólares, en efectivo y de una sola vez, a acreedores que no aceptaron las reestructuraciones de deuda ofrecidas en 2005 y 2010.

La Argentina apeló el fallo ante la Corte de Apelaciones de Nueva York, que lo ratificó y obligó al país a utilizar el último recurso judicial que es la Corte Suprema de los Estados Unidos.

Argentina apeló los fallos basándose en el principio de "Inmunidad Soberana" que tienen los países para reestructurar deudas y en el riesgo que conlleva para el sistema financiero internacional un fallo favorable a los acreedores.

Y, requirió a la Corte Suprema de los Estados Unidos la revisión de los fallos adversos de primera y segunda instancia por considerarlos "erróneos" en la interpretación de la cláusula de "igual tratamiento a acreedores (pari passu)".

"Estas decisiones violan la soberanía de la República Argentina porque pretende que se pague a los holdouts con reservas que gozan de inmunidad soberana", alegó el gobierno argentino en un escrito presentado el mes pasado ante la Corte.

En esa última presentación, Argentina también reafirmó su compromiso de cumplir con los pagos de la deuda reestructurada y aceptada por el 93 por ciento de los acreedores.

El presidente de la Cámara baja, Julián Domínguez, encabezará la delegación de diputados en Washington para respaldar la postura argentina ante los fondos buitre, y de la que formarán parte los kirchneristas Roberto Feletti y Omar Perotti, el jefe de la bancada del Frente Renovador, Darío Giustozzi, el secretario de la comisión de Finanzas, el macrista Federico Sturzenegger, el jefe del bloque Compromiso Federal, Lino Aguilar, y el diputado Martin Lousteau, de UNEN, entre otros.

Feletti dijo hoy que el objetivo de esa comitiva es "contrarrestar" el lobby que hay de parte de algunos congresistas norteamericanos alineados con los fondos buitres.

Feletti remarcó que "no aparecen actitudes hostiles" de parte organismos como el FMI, o el Tesoro de los Estados Unidos sobre este conflicto, pero advirtió que "sí hay un lobby de congresistas sobre todo asociados al partido republicano fuertemente implicados con los buitres, que generan una corriente de opinión anti-argentina en los Estados Unidos".

En ese marco, señaló que las entrevistas que mantendrán con sus legisladores norteamericanos es para "para fijar la posición argentina, también con carácter pluripartidario, justamente para contrarrestar esa posicion (anti-argentina)".

Explicó que en caso que la Corte rechace tomar el juicio, "quedan firmes las sentencias en favor de los fondos buitres" y "en cuyo caso Argentina, esto está previsto en la ley de reapertura del canje, deberá cambiar el domicilio de pago", explicó, pero enfatizó que "consecuencias graves respecto de los bonistas, no".

"Van a seguir cobrando sus acreencias; lo único que tendrán que hacerlo no a través del agente pagador, que es el banco de Nueva York, sino a través del Banco de la Nación Argentina", indicó.