“El caudal de agua es 33 veces mayor al habitual”

Juan Bikauskas, intendente del Parque Nacional Iguazú, explicó que el nivel de agua está bajando pero “muy lentamente”.
Martes 10 de junio de 2014
Una crecida del río Iguazú, que elevó su cauce habitual de 1.500 metros cúbicos por segundo (m3/s) a más de 45 mil, obligó a cerrar los circuitos de acceso a las Cataratas.

Juan Bikauskas, intendente del Parque Nacional Iguazú, explicó que el fenómeno “se provocó porque hubo lluvias asociadas a la corriente de la Niña y como el Iguazú superior no tiene selva, es área de cultivo, toda el agua cayó en el cauce”.

Las lluvias en toda la cuenca del Iguazú, que se encuentra mayormente en Brasil, generaron el sabado último una crecida a 2.300 m3/s, pero ayer ya había superado los 15.000, por lo que se activó el Protocolo de Seguridad y se cerró el acceso a la Garganta del Diablo, el mayor de los saltos de las Cataratas.

En el marco de ese protocolo, también comenzaron las tareas de rebatimiento de las pasarelas desmontables que se extienden por más de un kilómetro sobre el río Iguazú, para evitar su destrucción por resistencia a la fuerza del agua.

Sin embargo, Bikauskas explicó que “no es la primera vez que sucede, ya que el primer registro de un fenómeno de la misma características fue en el 83 y la otra en el 92”.