Bancos pronostican quién ganará la Copa del Mundo

Los analistas financieros no pudieron quedarse al margen del evento futbolístico más importante del mundo. A pocos días para el inicio del Mundial de Brasil, pronostican resultados.
Martes 10 de junio de 2014

El grado de pasión de los hinchas, el índice de las acciones y el precio conjunto de los jugadores de las distintas selecciones han sido solo algunos de los factores que los bancos han tenido en cuenta a la hora de medir las posibilidades de victoria de los distintos países. El portal finanz.ru recogió algunas de las predicciones más destacadas.


España:

Internationale Nederlanden Groep (ING), una institución financiera de origen holandés, y el Instituto Alemán de Investigaciones Económicas (DIW Berlin) vaticinan que en la final se enfrentarán Alemania y España y que lo más probable es que venza el país ibérico. Los argumentos son muy simples: el factor decisivo es la 'calidad' de una selección, y los mejores jugadores son los más caros. Después de calcular el precio de mercado de cada uno de los jugadores de todos los equipos nacionales (basándose en la mayoría de los casos en el valor de sus transferencias), ING concluyó que la mejor selección es la de España, porque su coste combinado es el más alto: unos 916 millones de dólares. La de Alemania, con un valor conjunto de 825 millones de dólares, es más barata.

Chile:

Más allá de las quinielas sobre quién ganará el Mundial, ING ofreció también un barómetro para medir qué país tiene la hinchada más apasionada. Para obtener un resultado preguntó a 8.000 personas de 15 países cuánto estarían dispuestas a pagar para que su equipo ganase el torneo. Resultó que los aficionados de la selección más cara, la de España, solo están dispuestos a 'sacrificar' 84 euros (114 dólares). Los aficionados más fieles los tiene el combinado chileno. A pesar de que en el 'rating' de los posibles ganadores del Mundial el país latinoamericano se encuentra en el 16.º lugar debido a su 'modesto' coste de 207 millones de dólares, sus seguidores pagarían hasta 714 dólares euros por la victoria.

Brasil, después de batir a Argentina en la final:
El grupo de banca de inversión Goldman Sachs analizó la historia de los partidos de fútbol internacionales a partir del año 1960: comparó el número de goles marcados y encajados por los distintos equipos desde entonces, así como sus resultados jugando como local y como visitante, entre otros datos. Concluyó que el triunfo será para
Otro gigante del sector financiero, la consultora PricewaterhouseCoopers, también pronostica la victoria de Brasil, basándose en cinco factores principales: el estado físico de los jugadores, las ventajas que proporciona jugar en casa, el número de jugadores profesionales federados en el país, el interés por el fútbol de los brasileños y la tradición balompédica del lugar, es decir, desde qué año se juega profesionalmente al fútbol.

Brasil / España / Argentina / Alemania:
El segundo banco más grande de Brasil, Itaú Unibanco, nunca antes se había dedicado a predecir los resultados de un evento deportivo. Sin embargo, debido a que este año el Mundial se disputará 'en casa', creó un modelo económico basándose en el análisis de las estadísticas a partir del año 1994. Tuvo en cuenta el valor de mercado de los jugadores, la posición de una selección en la clasificación de la FIFA, el número de títulos ganados, el país de origen del equipo, el apoyo de los hinchas (calculado en función de la distancia del país en cuestión respecto de Brasil) y el factor sorpresa. Concluyó que Brasil, España, Argentina y Alemania son las selecciones con más números para erigirse campeonas, aunque no ha especificado cuál de ellas se llevará el Mundial.

Campeonato de acciones:

S&P Dow Jones, el servicio que elabora el famoso índice bursátil, en vez de dar un pronóstico sobre el Mundial decidió organizar un campeonato propio entre acciones. Analizó los ingresos de las acciones de los países que participan en la Copa del Mundo de 2014 y ganó España, puesto que sus acciones crecieron en un 46% durante el último año. Brasil, en cambio, mostró uno de los peores resultados: resultaron negativas y cayeron en un 7% durante el mismo período.