Misiones: habilitan los tres puentes que estaban bajo el agua

Jueves 12 de junio de 2014
La Dirección Nacional de Vialidad (DNV) habilitó los tres puentes de la ruta 12 que habían quedado bajo agua por la creciente del río Paraná, en Misiones, aunque dos de ellos únicamente para vehículos pequeños y medianos, en tanto continuaban las inspecciones para evaluar posibles daños en las estructuras, informó hoy el organismo vial.

La reapertura de los viaductos sobre los arroyos Cuñá Pirú, Piray Guazú y Paranaí, ubicados en un tramo de 200 kilómetros al norte de Posadas, se resolvió entre la tarde de ayer y la mañana de hoy, al escurrirse el agua que embalsó la creciente del río Paraná.

De acuerdo con relevamientos realizados por medios locales, la decisión de Vialidad de habilitar los tres puentes afectados se aceleró ya que comenzaba a sentirse el desabastecimiento en algunas localidades de la zona.

La falta de combustible y de gas había comenzado a causar preocupación entre los habitantes de al menos una decena de municipios ubicados al norte de Posadas, principalmente debido al mal estado de los caminos alternativos que impidió el normal abastecimiento con camiones de gran porte.

En el caso del municipio de Montecarlo, la situación alcanzó un grado de mayor complejidad ya que las vías habilitadas para atenuar los efectos del cierre del puente sobre el arroyo Paranaí, no dieron abasto para la provisión de naftas, gas y comestibles.

En Montecarlo y en la localidad de Caraguatay, el aprovisionamiento se complicó dado que al menos tres camiones de transporte derraparon en los caminos de tierra que se habilitaron, lo que impidió totalmente el ingreso y egreso.

De los tres puentes afectados, el situado sobre el arroyo Paranaí presentaría daños en su estructura desde tiempo atrás, pero se habrían acentuado las averías a partir del reciente embalsado de las aguas De esta forma, tanto el cruce carretero sobre el Paranaí, lo mismo que el del arroyo Piray Guazú, fueron abiertos solamente para casos de emergencia con vehículos medianos, además de motos, bicicletas y peatones, hasta tanto finalice una inspección a fondo del estado de sus estructuras, informó la policía provincial.

Los inconvenientes surgieron durante el pasado fin de semana, a raíz de la inusual creciente del río Paraná que recibió una descarga de nivel histórico de su principal afluente, el río Iguazú, cuyo desborde también obligó al cierre del acceso a las Cataratas, que ya se encuentra habilitado.