¿Si bajan las tasas de interés habrá menos créditos?

Eduardo Serenellini analizó la disposición del Banco Central de regular las tasas de interés y cómo influirá esto en el otorgamiento de los créditos. (VIDEO)
Viernes 13 de junio de 2014
El Ministerio de Economía salió a presionar a las entidades financieras para que otorguen créditos a la producción y no sólo al consumo, al defender las medidas para evitar "abusos" con las tasas y pedir que se termine la "timba".

El ministro de Economía, Axel Kicillof, defendió la regulación de tasas de los créditos dispuesta por el Banco Central, por considerar necesario "limitar los abusos del sector financiero".

Según el funcionario, cuando los bancos "se exceden en lastasas de interés, se transforman en un obstáculo para el consumo".
"A partir de enero pasado, los bancos privados argentinos no es que aumentaron tanto la tasa de interés, sino que aumentaron el margen: quiere decir que sobre lo que les cuesta a ellos el dinero, cobran mucho más", denunció Kicillof.

A su criterio, "esto ha generado un encarecimiento del crédito, por el aumento de las tasas de interés y en segundo lugar por las comisiones que cobran".

En declaraciones radiales, el ministro admitió que las entidades financieras "han contribuido al boom del consumo", pero se quejó de que "para los economistas ortodoxos, que haya habido un boom de consumo es una mala noticia".

"Lo que deploramos de la actividad bancaria es que se haya concentrado exclusivamente en el crédito para el consumo", enfatizó.

Por su parte el viceministro de Economía, Emmanuel Alvarez Agis, sostuvo que la regulación de tasas a través del Banco Central busca regular los "abusos muy altos" y terminar con "ciertos niveles de timba" en el sistema financiero.

El secretario de Política Económica consideró que "los préstamos prendarios no deberían superar una tasa del 35 por ciento y los personales un 41 por ciento o más bajas", valores que representan la mitad del costo financiero en algunas entidades, en declaraciones a periodistas acreditados en el Palacio de Hacienda.

El secretario de Política Económica, consideró que "los préstamos prendarios no deberían superar una tasa de interés del 35 por ciento y los personales un 41 por ciento o más bajas", valores que representan la mitad del costo financiero en algunas entidades.

Según informó el ministerio de Economía, la tasa promedio varía entre "el 23 y el 93 por ciento", y la tasa promedio del sistema es del 46 por ciento.

Agis informó que el costo financiero total de los créditos llegan como promedio al 85,6 por ciento y duplica la tasa nominal promedio que es del 43 por ciento y explicó que esa tasa llega ser el 60 por ciento del costo financiero en los bancos de primera línea.

El funcionario, al detallar los objetivos de la medida, el secretario de Política Económica señaló que se busca "regular los muy altos abusos financieros y la dispersión de tasas y además transparentar los costos financieros totales", en línea con los que previamente había declarado el ministro.

"Estamos defendiendo al usuario, para que sepa a que se va a enfrentar cuando tiene que sacar un crédito, para que entienda que es lo que se paga", dijo el viceministro.

Agregó que "se busca que sepan cuanto le va a costar cuando toma un crédito, por ejemplo para comprar alimentos o vestimenta", a través de tarjetas de crédito.

Explicó que ahora cada banco deberá pedir autorización al Banco Central (BCRA) y este se debe expedir, cuando una entidad quiera aumentar comisiones, mientras que hasta ahora solamente lo
comunicaba y no necesitaba una respuesta del BCRA para
implementarla.

Señaló que Economía detectó que hay entidades que cobran un 300 por ciento, que es una tasa que no tiene nada que ver con la política financiera".

Señaló que la regulación del banco central "también busca cuidar a los bancos, porque la regulación no limita al sistema financiero ni oprime a los bancos".

Dijo que la medida establece un "spread razonable" que permite que los bancos "ganen plata y no le cobren una barbaridad al cliente".

Explicó que "hay entidades que cobran un 200 por ciento de costo financiero y tasas, y eso pone en riesgo a la propia entidad, porque aumenta la posibilidad de cobrar lo que prestó".

"Queremos que los bancos acorten los márgenes extraordinarios de ganancias porque cualquier banco que presta al 200 por ciento hoy esta enfrentando un alto riesgo", añadió el funcionario.