Las ventas cayeron casi 7 por ciento

A pesar de las promociones que suelen ofrecer los diferentes shoppings e hipermercados y de las diferentes financiaciones con tarjetas de crédito, las ventas aún no pudieron levantar cabeza respecto del año pasado.
Sábado 14 de junio de 2014
Las ventas por el Día del Padre cayeron 6,8% promedio en los principales rubros, respecto del año pasado, según un relevamiento de la Cámara Argentina de Comercio (CAC).

Las cifras surgen de un sondeo realizado por la entidad, que consultó a las instituciones asociadas sobre la evolución de las ventas hasta el momento.

Aunque la medición realizada por la Cámara de Comercio es preliminar porque gran parte de las ventas se estima se llevarán a cabo durante el fin de semana, las cifras disponibles hasta el momento indican que hubo una retracción interanual de los volúmenes vendidos que ronda en un 6,8%.

A pesar de las promociones que suelen ofrecer los diferentes shoppings e hipermercados y de las diferentes financiaciones con tarjetas de crédito, para esta altura de la semana, las ventas aún no pudieron levantar cabeza.

El informe subrayó que "la retracción" que se remarcó en el útimo sondeo "constituye una muestra de la situación de estancamiento que registra actualmente el nivel de actividad del sector".

A la hora de realizar el relevamiento, la organización tomó en cuenta los rubros de indumentaria, calzado, y electrónica, entre otros artículos.

A su vez, la cantidad de ventas en las diferentes categorías fue dispar, ya que, por ejemplo, se registró cifras favorables en la comercialización de televisores, aunque se estima que el Mundial incrementó el interés de los consumidores por adquirir ese electrodoméstico.

A pesar de que el ministro de Economía, Axel Kicillof, insiste con que en mayo hubo una "sustantiva desaceleración" de los precios, el bolsillo del ciudadano continúa apretado y la falta de presupuesto para consumir se refleja en los comercios argentinos.

Es que la billetera de los trabajadores, tras recibir tantos golpes en los últimos seis meses, aún sufre las consecuencias de la devaluación y la inflación, que desde principio de año galoparon de la mano.