Más de 3000 autoevacuados por crecida del Paraná

Sábado 14 de junio de 2014

Más de 3.000 chaqueños se autoevacuaron por la crecida del río Paraná, y se encuentran recibiendo asistencia de los estados municipal, provincial y nacional, informó el ministro de Desarrollo Social del Chaco, Roberto Lugo.

Junto al gobernador interino, Juan Carlos Bacileff Ivanoff, el funcionario e integrantes del Comité Provincial de Emergencia ecorrieron esta mañana las zonas más afectadas por la crecida del río, que poco después del mediodía alcanzó los 6,64 metros en Puerto Barranqueras.

Bacileff Ivanoff afirmó que "está garantizada la asistencia del gobierno provincial mientras dure la creciente, y una vez que pase el fenómeno vamos a iniciar la reconstrucción de lo afectado".

El subsecretario de Protección Civil de la Nación, Roberto Acosta, coordinó con los intendentes tanto el arribo de la ayuda nacional proveniente del Ministerio de Desarrollo Social como la colaboración que prestan la Prefectura, Gendarmería Nacional y efectivos del Ejército.

La mayoría de las personas autoevacuadas pertenecen a la municipalidad de Puerto Vilelas, donde 345 familias se movilizaron desde diversos lugares de la costa sobre el riacho Barranqueras hasta el terraplén del cordón de defensa contra las inundaciones, la Escuela Primaria 417, el Centro Integrador Comunitario, entre otros predios.

En la zona de Antequeras hay 31 familias a la vera la ruta hacia Resistencia, adonde debieron trasladarse por el avance el río, mientras que en la isla de ese nombre son 53 las familias que decidieron quedarse allí, aún aisladas, en las partes más altas del lugar.

A su vez, otras 43 familias del barrio San Pedro Pescador -próximo al puente interprovincial entre Chaco y Corrientes- que debieron autoevacuarse en un predio cercano a sus viviendas, también fueron asistidas por autoridades de esa comuna.

"Tomamos las medidas de prevención rápidamente, apenas tuvimos las primeras informaciones desde Buenos Aires", afirmó el jefe interino del gobierno provincial, quien agregó: "la verdad es que nos alarmó bastante la situación porque la altura del río parecía indominable".

Luego transmitió su optimismo y estimó que el río no va a llegar a los primeros pronósticos de altura en Puerto Barranqueras, que oscilaban entre los 7,50 y 8 metros.

Según indicaron funcionarios de la Administración Provincial del Agua, las expectativas van de 7,30 a 7,50 metros; y se prevé que el pico de la creciente se producirá en primeras horas mañana en el Puerto de Barranqueras.

Los afectados por las inundaciones empezaron a recibir alimentos, frazadas, colchones, zapatillas, botas y también forraje para los animales que suelen tener las familias que viven en la costa del río; y se prevé también la asistencia sanitaria